Pablo Iglesias durante la noche electoral - AFP | Vídeo: ATLAS
Elecciones Generales

Iglesias presiona a Sánchez para entrar en el próximo Gobierno si quiere su apoyo

Podemos reúne de urgencia a su Ejecutiva para ver cómo actuar y analizar los resultados

MadridActualizado:

Unidas Podemos se dejó en las urnas 25 escaños de los que consiguió en las últimas elecciones generales de 2016 y perdió su tercera posición en el abanico político. Amén de que ni siquiera han logrado representación en el Senado para esta legislatura entrante. Pero aun así están satisfechos porque a pesar de las pérdidas consideran que nunca antes habían estado más cerca de las llaves del Palacio de la Moncloa. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró la misma noche electoral que el resultado no era bueno, pero sí el «suficiente» para configurar un gobierno de izquierdas con el Partido Socialista.

«Nos hubiera gustado un resultado mejor, pero es suficiente para cumplir nuestros dos objetivos: frenar a la derecha y a la extrema derecha, y construir un Gobierno de coalición de izquierdas», se resignó Iglesias el domingo, cuando el escrutinio ya no dejaba opciones para las sorpresas. Fue entonces cuando el secretario general de Podemos cogió el móvil y marcó el número del candidato socialista, Pedro Sánchez, para felicitarle por su victoria y para exhortarle a configurar «un Gobierno de coalición de izquierdas» en el que, insistió, Unidas Podemos es «imprescindible». Iglesias y Sánchez, según explicó el primero, quedaron en reunirse con la mayor brevedad posible para negociar aunque advierten que todo se hará con absoluta discreción.

Solo con Unidas Podemos

Sánchez tiene ahora sobre la mesa dos vías para trabajar: un pacto con Ciudadanos (con el que suman 180 escaños) o una reedición de la alianza de la moción de censura con Unidas Podemos y nacionalistas (con los que alcanzan 198). De hecho, durante toda la campaña electoral, Iglesias insistió en la falta de «garantías» de Sánchez para liderar un gobierno progresista y por la ambigüedad del PSOE para responder si pactarían o no con Ciudadanos. «Recibirá presiones para pactar con Albert Rivera si las cuentas se lo permiten», repitió una y otra vez Iglesias. «Solo con Unidas Podemos hay garantías de un gobierno progresista», subrayó en cada mitin.

La formación arrancó la campaña electoral sin rentabilizar la vuelta del secretario general y muy penalizados por el voto útil al PSOE, pero aun así Iglesias supo sacar rédito electoral de los debates para atraer a los indecisos (ocho millones de votantes, según GAD3), taponar fugas de votantes y conseguir la fuerza suficiente para tener algo que exigir.

Ponerse de acuerdo

Sin avisar a los medios de comunicación y sin rueda de prensa, Podemos convocó ayer a su Ejecutiva de urgencia justo después de que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, asegurase en Cadena Ser que en el PSOE no tienen intención de formar un gabinete con Unidas Podemos y con ERC. Por su parte, fuentes de la Ejecutiva de Podemos valoraron ayer que una vez que se ha frenado a la derecha lo que piden los españoles es que los partidos se pongan «de acuerdo» para que «haya gobiernos de coalición».

Los dirigentes de la formación se reunieron ayer para analizar los resultados y ver cómo convencer a Sánchez para que no mire hacia Rivera. «Para la estabilidad habrá que hacer pactos entre fuerzas políticas diferentes, en el Estado, autonomías y municipios. Así lo han votado los españoles», expresaron las mismas fuentes, apelando a las formaciones de la moción. El plan por ahora es tener cautela y discreción. En Podemos quieren mantener un perfil bajo y que sean los demás los que se vayan posicionando. Además, Podemos convoca el próximo lunes su Consejo Ciudadanos Estatal para analizar la situación y para trazar la estrategia de campaña para las elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo.