Pabloo Casado, en el cierre de campaña en Madrid
Pabloo Casado, en el cierre de campaña en Madrid - AFP
Elecciones Generales

Casado exhibe la fuerza y la unidad del PP en el cierre de campaña: «No vamos a defraudar a los españoles»

Diez mil personas acuden al WiZink Center para apoyar al presidente de los populares, arropado por los barones

La jornada después de las elecciones 2019 en directo

MadridActualizado:

El Partido Popular necesitaba algo así en su campaña electoral. Un chute de moral y movilización que le hiciera crecer su autoestima, dañada por tantas cosas. Diez mil personas acudieron al WiZink Center de Madrid para arropar a Pablo Casado en el cierre de la campaña electoral. Miles de banderas de España y del PP rodearon al candidato a la Presidencia del Gobierno, que sigue pensando que la victoria el domingo es posible y «necesaria», porque, como ha dicho en ABC, «nos jugamos España». Casado ha prometido que el PP no defraudará a los españoles.

El PP quería demostrar su poderío, su fuerza y su unidad, que es el partido «más grande» de España, como dijo Casado, y se planteó como reto el Palacio de Deportes de Madrid. Ha conseguido llevar a 10.000 personas, que han llenado el aforo preparado, aunque en el Palacio caben hasta 15.000. Casado ha querido diferenciarse de Vox, al que no ha mencionado ni una sola vez, con una intervención moderada y guiños al centro político.

«El Partido Popular es el centro, somos el centro ideológico, y la columna vertebral de este país», ha señalado Casado nada más empezar. El líder del PP hizo un llamamiento al voto unido en el centro-derecha en torno a su partido: «Quien quiera cambiar el Gobierno que vote el PP, solo nosotros podemos encabezar esa ola de cambio, regeneración e ilusión».

«Este partido es el que más ha hecho por España. No vamos a defraudar a los españoles. El mejor partido de España, el más grande Europa, el que nunca falla», ha advertido Casado. «Siempre nos dan por abatidos, siempre nos tratan por desprecio, pero vamos a conseguirlo. Vamos a ganar las elecciones»

Casado ha garantizado que la unidad de España no se tocará, y en cuanto llegue al Gobierno pondrá en marcha el 155. «Queremos decir a los catalanes, vascos y navarros que España va a seguir siendo una nación unida, vamos a garantizar la unidad nacional de España. Nada más llegar a la Presidencia del Gobierno activaremos la Constitución con el 155. Se acabó la ilegalidad. Se acabó. Y legislaremos para prohibir los indultos a los condenados por sedición y rebelión».

En su repaso a sus promesas estrella ante las elecciones, la más aplaudida, como está ocurriendo en toda la campaña, ha sido la ampliación de los supuestos para la prisión permanente revisable. También ha sido muy aplaudido el apoyo a la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Todos los barones autonómicos han estado en Madrid para apoyar a Casado, excepto Isabel Bonig, la presidenta del PP valenciano, que cierra su campaña autonómica en Valencia. Casado y Bonig ya habían coincidido por la mañana en un acto electoral en esa ciudad.

En el PP reconocen que no tienen ni idea de lo que puede ocurrir el domingo. Son cautos, saben que la situación es muy complicada, pero en un escenario que es totalmente inédito en la política nacional, con tres partidos disputándose el espacio de centro-derecha, nadie se atreve a pronosticar qué pasará. Nadie, excepto Casado, que sigue convencido de que será presidente del Gobierno.

En el acto han participado Cayetana Álvarez de Toledo y Teodoro García Egea. «Hoy no queda duda de quién es el principal partido de España», ha subrayado García Egea. «Los que estamos aquí nunca vamos a dejar de ser el PP. Es momento de valientes, como es el número uno por Madrid, el futuro presidente del Gobierno de España», ha afirmado el número dos de los populares.