Álvarez-Pallete entró en Telefónica en 1999 - I. MATA

LA SUCESIÓN DE ALIERTALos desafíos de futuro de Álvarez-Pallete al frente de Telefónica

El próximo presidente de la teleco ha participado en todas las operaciones importantes de la compañía de la última década

MADRIDActualizado:

José María Álvarez-Pallete asumirá el mando de Telefónica el próximo 8 de abril, día en que será nombrado presidente en sustitución de César Alierta. Los retos que deberá afrontar están relacionados con la cuarta revolución industrial -centrada en el reto digital-, la creación de contenidos en televisión y el aumento del número de líneas y clientes. Los desafíos de futuro del próximo número uno de la mayor empresa de telecomunicaciones española son los siguientes:

Competir con Google o Facebook: Uno de los desafíos que Telefónica maneja para los próximos años es explotar comercialmente la gestión masiva de datos («big data») y el internet de las cosas, es decir, mirar de tú a tú a Google o Facebook. Para ello, la compañía echará mano de dos ventajas competitivas: la conectividad que puede ofrecer tras una inversión millonaria en redes fijas y móviles y su compromiso de garantizar la privacidad de la información de los usuarios.

Triplicar el número de líneas: Telefónica pretende dar el salto al futuro ofreciendo a sus clientes todos los productos. Ya lo simbolizó con Fusión, al aglutinar teléfono fijo e internet, móvil y televisión. Por esta vía pretende triplicar los 300 millones de accesos fijos que cuenta en todo el planeta.

Apuesta por los contenidos de TV: Otra de las líneas de crecimiento es la apuesta por los contenidos de televisión. Un capítulo clave para otro de sus objetivos: convertirse en uno de los cuatro operadores audiovisuales del planeta.

Más clientes, más ingresos: La firma planea traducir este aumento de clientes en ingresos para así además mejorar su resultado operativo. La acción de Telefónica subió un 35% en los dos últimos años y los ingresos por servicios digitales crecieron un 30%.

Alentar una regulación digital: Otra clave será continuar con su batalla con Google, Facebook y Whatsapp por su escasa inversión en redes. En este frente, el grupo español ha planteado a Bruselas un plan para garantizar la protección en el uso de los datos privados de los clientes.