El presidente saliente de Telefónica, César Alierta - IVÁN MATA

Los hitos de la gestión de César Alierta en sus 16 años como presidente de Telefónica

El empresario zaragozano cierra su mandato al frente de la teleco con la consolidación de la expansión internacional y la apuesta por la estrategia digital

MADRIDActualizado:

Tras 16 años como presidente de Telefónica, César Alierta ha anunciado que deja el cargo y opta por una transición ordenada al elegir a su consejero delegado como próximo sucesor. Durante los años de mandato, Alierta ha cosechado importantes logros en el ámbito financiero y tecnológico que se pueden resumir en los siguientes puntos:

Saneamiento financiero: Los viejos operadores de telecomunicaciones habían llegado a una delicada situación financiera, en parte por acumular activos sobrevalorados. Alierta decidió al llegar a Telefónica limpiar su balance de activos y simplificar su organigrama progresivamente. Aun así, la deuda del grupo asciende todavía a 49.921 millones de euros.

Expansión internacional: Uno de los grandes logros de la presidencia de Alierta fue la gran expansión internacional de la «teleco» desde 2005, y sobre todo su consolidación en los que hoy son sus principales mercados. Ahora bien, ese crecimiento se hizo a base de deuda, lo que obligó al grupo en los últimos años a revisar su presencia en algunos mercados (Reino Unido, Irlanda, Centroeuropa) para reducir su pasivo y focalizarse en tres países: España, Alemania y Brasil.

Despliegue de las nuevas redes: Telefónica abordó el despliegue masivo de fibra óptica y el 3G y el 4G, que sustituyeron a las antiguas redes de cobre y móvil, bajo la presidencia de Alierta, lo que ha supuesto una inversión milmillonaria.

Renovación de la oferta comercial: A finales de 2011 la compañía ejecutó un cambio de estrategia comercial en España que le permitió revertir la fuga de clientes que sufría desde hace años. Simplificó las tarifas y las abarató y luego integró todos los servicios en la misma factura. El último paso fue abordar negocios como la televisión de pago, centrándose así en servicios de más valor añadido, más rentables.

Consolidación del sector: Telefónica desató en España un proceso de convergencia del sector y en países como Brasil y Alemania ha sido protagonista al participar en operaciones corporativas.