Ana Botín, presidenta del Banco Santander, ayer en Davos
Ana Botín, presidenta del Banco Santander, ayer en Davos - REUTERS

La gran banca, optimista sobre el futuro económico y del sector

Los empresarios muestran confianza en la Administración de Donald Trump

MARÍA TERESA BENÍTEZ DE LUGO
Enviada especial a Davos (Suiza)Actualizado:

Tras el reinado implacable de costos, acuerdos y regulaciones, el futuro del sector bancario se presenta más radiante, según declararon los dirigentes de los grandes bancos que participaron ayer en la 47 sesión del Foro Económico Mundial (WEF), que celebra en la estación de esquí de los Alpes suizos de Davos su reunión anual.

Los bajos tipos de interés que han predominado durante los últimos siete años han supuesto un duro varapalo para el sector bancario, afirmó el presidente de Bank of America, Brian T. Moynihan. «La confianza en los negocios aumenta en EE.UU., donde está previsto que el crecimiento alcance este año un 2%», dijo. «El crecimiento, junto con la eficacia conseguida por la transformación digital en los bancos, tendrá como resultado una recuperación sólida en el sector bancario norteamericano», señaló. Por su parte, la presidenta de gestión de activos de JP Morgan Chase, Mary Callahan Erdoes, apuntó que «la regulación excesiva ha frenado el crecimiento».

Los representantes de los principales bancos se mostraron también optimistas sobre la nueva administración que entrará en la Casa Blanca de la mano de Donald Trump por considerarla mejor aliada del mundo de los negocios. En la administración Obama sólo el 10% de los puestos tenían experiencia en negocios, mientras que en la nueva administración este porcentaje se quintuplicará.

Respecto a la situación de la banca en Europa las opiniones coincidieron en la necesidad de llevar a cabo reformas que puedan permitirle continuar siendo competitivo. Según Sergio P. Ermotti, presidente de la Unión de Bancos Suizos (UBS), «las políticas monetarias han sido un instrumento necesario para escapar de la crisis pero ya han agotado su eficacia». Andrey L. Kostin, presidente del banco ruso VTB, sugirió que «Trump debería levantar las sanciones impuestas a los bancos rusos porque esta decisión apoyaría la privatización y mejoraría la eficacia del sector bancario ruso».

Mientras, los ministros de economía y finanzas del G20 utilizaron la plataforma de Davos para lanzar un llamamiento en favor de políticas económicas que favorezcan el crecimiento inclusivo y alertaron acerca del peligro que supondría para las economías la adopción de políticas proteccionistas. «Si queremos conseguir un crecimiento más inclusivo necesitamos un sistema de libre comercio», declaró el ministro alemán, Wolfgang Schäuble, que ocupa la presidencia del G20 y añadió que este grupo de países debería redoblar los esfuerzos para promover el crecimiento inclusivo y el libre comercio.

Españoles en el foro

El sector bancario español estuvo representado en Davos por los presidentes de BBVA, Francisco González, y del Santander, Ana Botín. El primero repasó la actualidad económica y financiera nacional y declaró que la introducción de la tecnología en la banca tendrá como «impacto fundamental el de disminuir el número de entidades».

Sin embargo, auguró que entre los que permanecerán estará BBVA gracias a la transformación que lleva haciendo desde hace diez años. En relación al proceso de reclamación de las cláusulas suelo, González pidió «preservar la seguridad jurídica» y recordó el buen funcionamiento del mercado hipotecario español.

En el plano macroeconómico Botín ha defendido la capacidad de trabajo de los españoles y ha recordado que ya hay 18,5 millones de personas que trabajan, por lo que considera que «se ha hecho mucho» en el país, aunque cree que todavía queda camino por recorrer. «Hay que ser optimista e intentar hacerlo mejor», dijo.

Francisco Reynés, vicepresidente y consejero delegado de Abertis, aseguró que si Trump decide renovar las infraestructuras de EE.UU. este puede ser un mercado objetivo para la compañía a través de concesiones. En el plano de los anuncios concretos, el presidente de Inditex, Pablo Isla, renovó ayer el compromiso de la compañía con la organización Water.org para ayudar a dar acceso a agua potable y saneamiento en lugares vulnerables como Bangladesh y Camboya.