Too Good To Go nació en Dinamarca en 2016 y aterrizó en España en 2018
Too Good To Go nació en Dinamarca en 2016 y aterrizó en España en 2018 - ABC

Too Good To Go, el «tupper digital» que acaba con el desperdicio alimentario

La aplicación ha salvado 14 millones de lotes de comida y ahorrado 29.000 toneladas de CO2 en Europa; en España han sido 100.000 paquetes y 140 toneladas de CO2

MadridActualizado:

Cada segundo, cincuenta toneladas de comida se tiran a la basura en todo el mundo; cada año, son 1.200 las millones de toneladas que se desperdician en Europa. La aplicación Too Good To Go nació en las norteñas tierras danesas, en 2016, para luchar contra este problema mundial. «Lo que hacemos es ayudar a que cualquier tipo de tienda pueda dar salida a toda la comida que le queda al final del día, y que cualquier persona pueda comprarla y luchar contra el desperdicio de alimentos», cuenta Oriol Reull, country manager de la «startup» en España, séptimo país que más despilfarra de la Unión Europea.

En apenas dos años, han salvado 14 millones de «packs» de comida (paquetes sorpresa, pues la tienda vende el excedente del día), gracias a diez millones de usuarios en once países europeos —los últimos en incorporarse, Italia y Polonia—. Y en España, donde aterrizó en septiembre de 2018, ya son 300.000 usuarios, 1.000 establecimientos y 100.000 lotes de comida que se han librado de la basura.

Es una «social business» —como las llamó el Nobel de la paz Muhammad Yunus—, una empresa sin pérdidas ni dividendos, cuyo objetivo es invertir para solventar un problema social. «Nuestra fórmula es win-win-win, es decir, gana el usuario, gana la tienda y gana el planeta», explica Reull. Por supuesto, hay un modelo de negocio detrás: la aplicación cobra una comisión (cercana a un euro) por cada paquete de comida que se vende.

La compañía captó 6 millones de euros en una ronda de financiación el pasado febrero. Con esta inyección de capital —ha conseguido 16 millones de euros en sus dos años de vida—, ha logrado consolidarse en los mercados en los que estaba presente y abrirse a otros nuevos. Dio sus primeros pasos en Madrid y Barcelona, ciudades en las que la app se ha afianzado; ahora salva comidas en más de 25 ciudades de quince provincias españolas.

Los establecimientos que están en Too Good To Go suelen trabajar también con empresas de «delivery». «No queremos competir con esas aplicaciones, en primer lugar, porque deberíamos ser complementarias», afirma Reull. Además, su público es diferente pues, dado que hay que ir a recoger la comida, vive cerca del establecimiento, lo que beneficia a la comunidad. Y, por supuesto, «existe el factor de la concienciación», añade.

Un problema social y medioambiental

Llegar a todos los rincones de España, esa es la ambición. Aunque ahora la empresa se centra en el despilfarro que se produce en los establecimientos (restaurantes, hoteles, supermercados, panaderías, etc.), es decir, la comida que ya está preparada, mira más allá. «Queremos impactar en toda la cadena: desde agricultores, productores, distribuidores, hasta los hogares», informa Reull.

Porque no solo se trata de salvar comida: el desperdicio de alimentos es uno de los principales emisores de CO2 a nivel mundial. Con varios «partners» en el Viejo Continente —entre ellos, Starbucks y Carrefour—, esperan seguir incorporando grandes marcas a su proyecto, que ha ahorrado 29.000 toneladas de CO2 en Europa y 140 en España. La icónica cadena canadiense de cafeterías Tim Hortons ha sido la última en participar en este movimiento europeo. Reull no duda: «En los próximos meses, vamos a ver cómo grandes marcas dicen "no" al desperdicio de alimentos y se unen a Too Good To Go».

Con objeto de la Semana Europea del Desarrollo Sostenible (una de las actividades de concienciación recogidas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por la ONU), que se celebra del 30 de mayo al 5 de junio, Too Good To Go aprovecha para poner su granito de arena. Así, por cada 100 comidas salvadas, plantará un árbol en una granja sostenible situada en Toledo. Otra forma de la app para concienciar sobre este problema social, alimentario y medioambiental que atañe a todos.