Imagen del foro de turismo
Imagen del foro de turismo - ABC

Un foro de cuarenta empresas e instituciones capta al nuevo turismo chino

Firmas privadas y administraciones públicas inauguran en Shanghái el II Foro de Turismo España-China, que renueva la oferta con viajes a la carta, cultura y naturaleza

ShangháiActualizado:

Más allá de los toros, el flamenco y el fútbol, que siguen funcionando como reclamos más reconocibles, España ofrece una variada oferta turística que intenta captar visitantes en el mayor mercado del mundo: China. Un objetivo que ha unido a 40 empresas privadas e instituciones públicas en el II Foro de Turismo España-China (Fotec), inaugurado este jueves en Shanghái.

Con la presencia de grandes nombres como Iberia, El Corte Inglés y Hoteles NH Collection, e instituciones públicas de Valencia, Galicia, Aragón, Baleares y Canarias, este evento las reúne hasta el viernes con 150 compañías chinas del sector turístico. Entre ellas destacan gigantes como los portales de reservas por internet Ctrip y Lvmama, con cientos de millones de clientes.

«Queremos potenciar el negocio ˝online˝ porque es prioritario en China», explica a ABC Rafael Cascales, presidente de la Asociación de Turismo España-China (ATEC), organizadora del evento junto a patrocinadores públicos como Marca España y Turespaña y privados como Lotusse, Loewe, Pascual y la joyera Paloma Sánchez, afincada en Pekín. Para promocionar la imagen de España en China, Cascales abogó por «complementar la iniciativa pública con la privada, ya que hace falta una colaboración mayor para aumentar el número de visitantes».

A tenor de las cifras que baraja ATEC, algo mayores que las oficiales, 718.000 turistas chinos visitaron España el año pasado. Aunque supone un aumento del 23,3% con respecto a 2016, están todavía lejos de los 2,3 millones que recibió Francia o de los 1,4 millones que viajaron a Italia. Las dificultades para conseguir el visado, mayores que en otros países, y la larga escasez de vuelos directos, solventada en los dos últimos años con 32 conexiones, han relegado a España a un papel secundario del que se quiere despojar.

«Toros, flamenco y fútbol, pero también cultura, arte, gastronomía, Picasso, Dalí, Miró y el modernismo interesan cada vez más al público chino», aseguró en la apertura del foro el consejero de Turismo de la Embajada española en Pekín, Darío Polo. A su juicio, la prioridad es captar a la creciente clase media de este país, que cada vez viaja más al extranjero.

Según las previsiones de la Organización Mundial del Turismo, 200 millones de chinos saldrán de su país en 2020. Una gigantesca oportunidad de negocio porque los chinos también son los turistas que más gastan: una media de 2.500 euros en España frente a los 740 que se suelen dejar los visitantes extranjeros.

Preparándose para esta avalancha que se avecina, grandes firmas como El Corte Inglés ya aceptan el pago a través del móvil con Alipay, muy popular en este país, y están trabajando para incorporar también Wechat, la aplicación de mensajes más extendida en China. «De los clientes extranjeros y no residentes, que tienen una tarjeta con un 10% de descuento y derecho a la devolución del IVA, los que más gastan son los chinos, seguidos de rusos y latinoamericanos», detalla Ana Xu, del Departamento de Marketing Internacional y Lujo.

Atento también a las nuevas tecnologías, el Museo Thyssen-Bornemisza tiene, además de audioguías en mandarín, su propio portal con el dominio chino (cn) y sus entradas ya se pueden comprar en Ctrip. «Hemos pasado en tres años de prácticamente cero a 10.000 visitantes chinos, con unos crecimientos del 66% en 2017 y del 100% en el primer trimestre de este año», detalla Elena Benarroch, jefa de Promoción y Marketing.

Aprovechando también la cultura, las islas de Gran Canaria y La Palma se promocionan en China con el recuerdo de la escritora taiwanesa San Mao, que vivió en Telde y cuya trágica historia de amor con el buzo José Quero inspiró sus libros y emociona a millones de lectores en este país. «Hemos creado la Ruta de San Mao porque vivió en Canarias una parte muy importante de su vida y muchos chinos vienen a ver su casa y los lugares que frecuentaba, de los que escribía en sus obras», señala Inés Jiménez, consejera de Turismo del Cabildo de Gran Canaria.

En Baleares, la isla de Formentera luce con orgullo sus aguas cristalinas gracias a su posidonia, la planta subacuática autóctona del Mediterráneo que se extiende por ocho kilómetros de sus costas y es Patrimonio de la Humanidad desde 1999. «Un metro cúbico de pradera submarina de posidonia, que el ser vivo más antiguo porque tiene 100.000 años de antigüedad, emite cinco veces más oxígeno que un metro cúbico de selva amazónica», se enorgullece Carlos Bernús, director de Turismo de Formentera.

Junto al arte y la naturaleza, el deporte es otro de los atractivos de España, sobre todo el fútbol. «Ofrecemos los éxitos de los equipos españoles para organizar programas de entrenamiento para niños y cursos para entrenadores, que se pueden compaginar con estudios y turismo», asegura Francisco Calvello, de Football and Travel. Con experiencia en Kuwait, Sudáfrica y EE.UU., donde han captado equipos y jóvenes promesas para formarse en España, esta empresa desembarca en China por el auge que está viviendo el fútbol en los últimos años.

De igual modo, el ascenso de la clase media ha ampliado rápidamente el perfil del turista chino, que antes viajaba en grupo y visitaba varios países europeos en pocos días y ahora prefiere experiencias únicas y personales si puede permitírselo. Gracias al extraordinario crecimiento económico que vive el país, cada vez son más los chinos que contratan itinerarios «a la carta» como los que ofrece Premium Incoming. «Nuestros viajes de experiencias incluyen alojamientos en paradores nacionales o monasterios como el de Piedra, comidas en restaurantes con estrellas Michelin, visitas a fincas de toros y bodegas, asistencia a partidos de fútbol y, por supuesto, compras todos los días», enumera Laura Aguilar, directora de Ventas de Premium Incoming. Además, su compañía ha llevado a España a trabajadores de multinacionales chinas, como Huawei y Hainan Airlines, en viajes corporativos de incentivos.

Desde los reclamos clásicos hasta las últimas tendencias, España renueva sus incontables encantos para captar al turismo chino.