Carles Lloret, director general de Uber
Carles Lloret, director general de Uber - SERRANO ARCE

El coste de las licencias de Uber se triplica, hasta los 35.000 euros, en solo tres meses

La compañía descarta por ahora trasladar su domicilio fiscal de Holanda a España

SANTANDERActualizado:

El precio de las licencias con las que trabajan los conductores de Uber podría estar sufriendo una burbuja como la que en su día experimentaron las del taxi. Lo denuncia la propia compañía, que retomó su actividad en España el pasado marzo al adaptarse a la legislación. El director general de la plataforma, Carles Lloret, alertó ayer de que el precio medio de las licencias de Vehículo Turismo con Conductor (VTC) ha pasado en esos tres meses de 10.000 a unos 35.000 euros, esto es, más del triple.

La regulación establece que por cada 30 taxis solo se puede conceder un permiso VTC. Al no aumentar el parque de taxis, la concesión de licencias para vehículos con conductor está también congelada. Y esos permisos, al igual que los del taxi, la Administración los concede a coste administrativo, casi cero, y son luego los adjudicatarios quienes los venden a terceros, según explica la compañía, que ve en ese ratio de licencias por cada taxi la principal restricción a su actividad.

En este sentido, y durante un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) junto con BBVA en la UIMP, Lloret explicó que Uber solo opera por ahora en Madrid porque el volumen de licencias que puede tener en la capital de España (1.600) le permite ser rentable. «Barcelona es la única gran capital europea y una de las ciudades más importantes del mundo que no tienen nuestro servicio», se lamentó.

En este sentido, el ejecutivo de la compañía garantizó la disponibilidad de su grupo a llegar a acuerdos con la Administración y, ante las críticas hacia su modelo fiscal, manifestó la voluntad de Uber de pagar impuestos y colabrar con Hacienda para que sus conductores, que trabajan como autónomos, paguen los tributos que le corresponden. Eso sí, Lloret dijo que Uber no tiene pensado por ahora trasladar su domicilio fiscal de Holanda, país con una carga fiscal menor y donde tributa por sus operaciones en nuestro país, a España.