El consumidor doméstico de gas en España paga un 24,3% más que en la UE

El incremento entre 2012 y 2018 se debe, según la CNMC, al alza de los costes de transporte, distribución y comercialización

MadridActualizado:

Los precios del gas en España sin impuestos en el periodo 2012-2018 han sido sustancialmente superiores a los de la zona euro, tanto para el consumidor doméstico como para el industrial. El primero ha pagado en el periodo 2012-2018 un precio, sin impuestos, un 24,3% superior al desembolsado por el consumidor promedio en la zona euro, según la CNMC.

Es más, España fue, según los datos de Eurostat, el segundo país con el precio final del gas más caro –antes de impuestos– de toda Europa en el segundo semestre de 2018.

En el caso de los consumidores industriales, y tomando como referencia el escalón de consumo de 2.778-27.780 MWh/año, correspondiente a un consumidor pequeño-mediano (2.2 o 2.3) el precio final antes de impuestos en el segundo semestre de 2018 se muestra ligeramente superior a la media europea.

La CNMC subraya que en el periodo 2012-2018 «ha habido un deterioro general de los precios del gas natural en España frente a los precios promedios en la zona euro, con la correspondiente pérdida de competitividad para los consumidores españoles».

La explicación de este encarecimiento de los precios para los consumidores domésticos está en la subida de los peajes (costes de transporte, distribución y regasificación, así como la comercialización) en un 44,1% entre 2012 y 2018. El porcentaje es del 5,3% en el caso de los consumidores industriales. La CNMC destaca que el bajo crecimiento de la demanda de gas convencional «contrasta con los incrementos anuales medios habidos para los peajes de transporte y distribución para hacer frente a los costes de las infraestructuras».

Precisamente, el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, dijo ayer que confía en que las circulares sobre la retribución de las actividades de distribución y transporte de electricidad y gas supongan una bajada en los precios de la energía a partir de «enero de 2020». Marín participó en un curso en la universidad internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, en el que coincidió con el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas, quien pidió un marco regulatorio que permita acometer las inversiones previstas en distribución.