Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander - Ignacio Gil

La banca española más expuesta a Italia vende parte de su deuda

Santander, Sabadell y BBVA enajenan 12.000 millones; Caixabank, Bankia y Liberbank compran más

MadridActualizado:

La crisis política en Italia sorprendió a la banca española haciendo grandes compras de deuda pública de ese país. En 2017 las ocho entidades cotizadas elevaron esa cartera de títulos un 32%, de 27.123 a 35.893 millones de euros, pero de nuevo la han reducido, hasta los 27.695 millones. El castigo que esa exposición ha supuesto en Bolsa a los bancos con más bonos y letras del Tesoro italiano les ha llevado a dar un paso atrás. El Santander, BBVA y el Sabadell se han desprendido en solo seis meses de 12.062 millones de esa deuda.

La entidad presidida por Ana Botín, que al cierre de 2017 contaba con 6.108 millones de euros invertidos en deuda soberana italiana y llegaron a suponer el 4% de su cartera de renta fija soberana, ha sido la más tajante y se ha desprendido de todos sus títulos. La decisión del primer banco del país supone toda una rectificación por cuanto a lo largo del pasado ejercicio habían adquirido títulos italianos por 4.156 millones de euros.

Ante la escasa rentabilidad de los bonos y las letras del Tesoro español, los bancos de nuestro país optaron por incrementar el peso de la deuda pública italiana en sus carteras como parte de la estrategia de buscar activos con una mayor rentabilidad. Ese rendimiento diferencial lo encontraron en la deuda soberana de Italia, cuya prima de riesgo se ha ido distanciando de la española. Mientras el bono español a diez años cotizó durante todo 2017 en torno al 1,5% o incluso por debajo, la rentabilidad del italiano rara vez bajó del 2%. Además, el coste promedio de la deuda pública italiana fue del 3%, frente al 2,5% del Tesoro español.

Ahora, ante los mensajes del Gobierno populista de Roma contra la disciplica fiscal, el sector opta por retirar su confianza a Italia. Eso explica que el Sabadell, que en 2017 elevó su inversión en deuda italiana un 60%, de 6.032 a 9.626 millones, haya vendido títulos en masa. Entre enero y junio de este año el banco ha enajenado 3.727 millones, el 38% del total, y reducido su exposición al Estado italiano, la segunda más alta de la banca española, a 5.899 millones, cuantía que aún supone el 24% de la cartera de renta fija del grupo.

Desconfianza

«Estas ventas se han efectuado con el propósito de gestionar el incremento del riesgo de crédito de los instrumentos de deuda emitidos por Italia derivado de los cambios en la coyuntura política y económica de este país», señala el Sabadell en su último informe financiero del pasado mes de junio.

A día de hoy BBVA es el grupo bancario español que más dinero se juega en el Tesoro italiano. La entidad presidida por Francisco González atesora un total de 7.600 millones de euros en obligaciones, bonos y letras de este país. Ahora bien, en el primer semestre de este año vendió 2.227 millones, y ya en 2016, al contrario que el resto de bancos, se desprendió de casi 2.400, pues partía de una inversión total de más de 12.200 millones.

El banco, cuyos títulos de renta soberana italiana suponen el 13,4% de su cartera de deuda pública, podría reducir además esa exposición en al menos 3.800 millones más a final de este ejercicio, pues esa cuantía la representan títulos que le vencen al cierre de 2018. Otra entidad que ha dado un paso atrás en su apuesta por Italia ha sido Bankinter, que tras duplicar en un año su exposición hasta los 600 millones de euros, en este 2018 la ha reducido a 505 millones.

El Santander, BBVA y el Sabadell han sido las tres entidades a las que la crisis italiana ha penalizado más en su cotización bursátil. Ayer, el Santander, al eliminar del todo su exposición a Italia, cayó en Bolsa menos de un punto porcentual (-0,75%). Sin embargo, BBVA y el Sabadell se dejaron más de dos puntos, un 2,65% y un 2,37% respectivamente.

Otros casos

Ahora bien, entidades con un volumen de deuda más modesto han aprovechado el incremento de la rentabilidad de la deuda italiana para comprar más, pues esto les podría reportar más ingresos y mejorar su rentabilidad con esta fuente de facturación no recurrente. Caixabank ha elevado su exposición en 370 millones, a 1.891; Bankia ha comprado en seis meses 1.063 millones y atesora ya 5.719, y Liberbank ha invertido 2.527 millones más, hasta 3.812.