Paco Ureña es trasladado a la enfermería
Paco Ureña es trasladado a la enfermería - ICAL

Cornada de 25 centímetros en el muslo a Paco Ureña en Palencia

El torero murciano fue prendido de modo espeluznante por su primer toro en la faena de muleta

ABC
PalenciaActualizado:

El torero Paco Ureña ha sufrido una cornada en el muslo derecho en la Feria de Palencia. La cogida sufrida por el matador murciano, en la lidia del segundo toro, ha marcado este viernes la primera corrida de la Feria de San Antolín en Palencia, en la que Diego Urdiales y Toñete lograron sendos trofeos.

Excelso había estado Paco Ureña con el segundo un animal de excelente condición. “Espabilado” derrochó clase y recorrido en su embestida, se rebozaba en la muleta. Ureña lo cuajó por ambos pitones, toreando por momentos a cámara lenta. Tandas de cinco y seis muletazos de mano baja y trazo largo brotaron de sus muñecas. En el epílogo de la faena fue volteado feamente, sufriendo una cornada en el muslo derecho, se lo llevaron en volandas a la enfermería, no pudo continuar la lidia. Se enfrió sobremanera el ambiente, nada fue igual.

Muy torero el de Arnedo en los ayudados con los que abrió faena en el primero de la tarde. Lo llevó cosido a la muleta sobre la diestra, en un trasteo parsimonioso, excesivas sus pausas entre tanda y tanda, el toro fue a menos, cortó a tiempo Urdiales. Impecable la cuadrilla.

Con el cuarto Urdiales, un animal soso y sin transmisión en la embestida firmó una faena de pulsear, logrando los mejores pasajes en el tramo final de faena.

Hizo un esfuerzo Toñete con el tercero, un toro áspero en los primeros tercios. Entregada faena, sin dudarle, mano baja, a un toro que se acabó rajando.

Toñete con el enmorrillado quinto, puso fibra en su labor, con un toro noble y de buena condición. Logró varias tandas estimables sobre la diestra, dejándole la muleta en la cara, un conjunto bien hilvanado .

Desconcierto en la lidia, durante el primer tercio, del que cerraba plaza, el de más romana y remate del encierro. Entregado Toñete, acelerado en el inicio de faena, trasteo tan intermitente y voluntarioso como vulgar.