Momento del percance de Padilla en Arévalo - Mundotoro/R. Hernando

Un año del drama: así fue la cogida a Juan José Padilla en la que un toro le arrancó el cuero cabelludo

Hace un año, el Ciclón de Jerez sufría uno de los últimos grandes sustos de su accidentada carrera

JEREZActualizado:

Hace un año la afición taurina se sobrecogía con el espeluznante percance a Juan José Padilla en la plaza de toros de Arévalo (Ávila). Fueron momentos muy dramáticos, en los que un toro de Garcigrande le arrancó el cuero cabelludo. El Ciclón de Jerez, muy castigado por los toros, con 40 cornadas condecorando su piel de valiente, volvía una tarde más a nacer.

Aquellas imágenes del torero sujetándose su propio pelo corrieron como la pólvora por las redes sociales y despertaron las alarmas. Sin embargo, fue más aparatoso que grave, pese a que el pitón merodeó por una peligrosa zona.

El espeluznante momento sobrevino en el cuarto, cuando perdió pie en un par de banderillas. El diestro (que perdió un ojo en 2011 en Zaragoza tras una brutal cornada y también resultó herido en el cuello en Pamplona en 2001) quedó conmocionado y fue trasladado por sus los subalternos hasta la enfermería. Padilla, fuera de peligro, se puso rápidamente en pie de nuevo.

Aquella cogida no le impidió cumplir con su último compromiso en la Feria de San Fermín, donde es el mayor de los ídolos. «Todo está controlado. No veo motivos para no estar», declaró entoncse Padilla de manera natural. Aquella nueva herida de guerra le hizo salir al ruedo con un pañuelo negro, a modo de bucanero, y con su parche. El Pirata que nunca se rinde renacía una vez más. Y lo hizo a lo grande, con un baño de cariño en su Pamplona, donde estallaron los ecos de «ill, illa, Padilla maravilla».

Ahora, el torero jerezano se recupera de la intervención de hace diez días al empeorar por las secuelas derivadas de la cornada en el ojo, aunque en Pamplona le aguarda un homenaje de las peñas que idolatran a su último gran héroe.