Javier Gutiérrez
Javier Gutiérrez - Efe

Javier Gutiérrez: «He tenido la desgracia de haber sido dirigido por muy pocas mujeres»

Reconoce que nunca se metería a política y que Franco, a quien dio vida en dos ocasiones, es un personaje muy interesante desde el punto de vista de un actor

Nadia Quintela
A CoruñaActualizado:

Llega sonriente a la cita y un poco tímido; con humildad, como si no hubiera motivo para entrevistar a Javier Gutiérrez (Asturias, 1971, pero ferrolano de adopción y mucho sentimiento), que tras sus Goyas como Mejor Actor -dos para ser exactos-, su premio en el Festival de Cine de San Sebastián y su largo palmarés y reconocimiento de la crítica y público, estos días aterrizaba en Galicia para recibir un homenaje por toda su trayectoria, en el Festival Internacional de Cine de Betanzos, por donde, a lo largo de sus veinte años de historia, han pasado figuras de la talla como Jose Luis Cuerda, Manuel Gutiérrez Aragón o Jose Luis Garci.

-La organización del Festival ha titulado esta edición que le dedican como «Javier Gutiérrez, animal Cinematográfico» y es que ¡usted pasa de la comedia al thriller sin despeinarse!

-El trabajo de la Isla Mínima (2014, Alberto Rodríguez) fue un punto de inflexión en mi carrera. Y, aunque yo soy un actor curtido en el teatro, donde he hecho mucho drama; el gran público me conocía por series de televisión y por comedias. Pero, de repente, cuando te dan la oportunidad de hacer un personaje dramático como este, la película tiene tanta repercusión que los productores y directores de casting empezaron a pensar en mí para ofrecerme guiones que no tienen nada que ver unos con los otros.

Quedamos en un bar situado en Caranza, el barrio de su infancia en Ferrol, donde aún vive su madre y donde conserva a sus mejores amigos. A lo largo del café de media mañana, que se alarga hasta la hora del vermú, numerosos vecinos irrumpen en la conversación con ABC para darle la enhorabuena y a quienes él corresponde con cariño y agradecimiento. Y es que no es para menos ya que su paisano ha compartido cartel con el mismísimo Jeremy Irons (Assassin’s Creed, 2016). «En esta profesión, una parte muy importante es la suerte y la intuición», reconoce; esa que hizo que decidiera participar en la serie «Águila Roja», que estuvo más de ocho temporadas en pantalla y cuyo papel de Satur lo convirtió en tremendamente popular. «Es un personaje que me ha dado mucho», recuerda.

-¿«Campeones» (Javier Fesser, 2018) ha sido, a nivel personal, uno de sus trabajos más especiales?

-Sí, de hecho, cuando iban a empezar a rodarla yo tenía varios compromisos entre medias, pero decidí aplazarlos para meterme de lleno en la película. A mí me toca de lleno porque tengo un hijo con una discapacidad y creo que, para las personas que vivimos muy de cerca el mundo de la discapacidad, si está en nuestra mano darle visibilidad, no podemos dejar pasar esa oportunidad. ¡Además de los compañeros tan excepcionales que tuve!

-¿Es muy diferente rodar bajo las órdenes de un hombre que de una mujer?

-He tenido la desgracia de haber sido dirigido muy poco por mujeres. La única experiencia que tuve es con Icíar Bollaín y es cierto que tiene una sensibilidad muy especial. Además, intuyo que no tiene que ser fácil para una mujer ser la jefa en un mundo de hombres, como aún es el cine español.

-¿A qué se refiere con desgracia?

-Me gustaría haber trabajado con más mujeres, tienen una sensibilidad diferente para muchas cosas. De hecho, en alguna ocasión, he rodado alguna secuencia en la que los guiones estaban hechos por hombres y había actitudes un poco… ¿cómo decirlo? «antiguas».

Aunque mide sus palabras, Javier, aficionado confeso del Racing de Ferrol y a quien le apasiona cocinar, sí se moja a la hora de hablar de la situación en España porque dice que «antes que actor soy ciudadano». «Nunca me metería en política; la política hoy en día es un mal negocio (risas). Creo que los ciudadanos no nos merecemos los políticos que tenemos porque han estado muy por debajo de las expectativas. Además -explica apenado-, creo que aún tenemos un sentimiento de las dos Españas. Yo, aunque no cuelgue una bandera en mi balcón no quiere decir que sea menos español. Creo que hay mucho equívoco al respecto».

-Con todo el tema del Valle de los Caídos, ¿es políticamente incorrecto preguntarle cómo es posible que haya interpretado dos veces a Franco?

-No, no, no -responde con contundencia-. No es incorrecto. Creo que es un personaje poliédrico y muy interesante a la hora de interpretar porque, cuando lo interpreté para televisión (Lo que Veían sus Ojos, 2016, Telecinco), me interesaba mucho no hacer un malo y encontrar a ese Franco hogareño… Me apetecía mucho dar vida a ese Franco de mesa camilla, independientemente del de la mano de hierro. Se puede transitar entre Francos diferentes.

A Javier Gutiérrez, que gana en las distancias cortas a medida que su timidez se diluye en el tiempo de esta entrevista; le gusta cuidar sus apariciones en los medios «para no aburrir al espectador quien, cuando hay promoción de una película, está viéndote dos semanas en los medios sin parar». Ahora se encuentra metido de lleno en la grabación de la serie «Estoy vivo» para TVE y estrenará espectáculo teatral, el próximo mes de septiembre, en Murcia. Habrá que esperar para entonces y no perder la oportunidad de escuchar a este actor con enorme talento y mucha vida que interpretar.