Una escena de «Del infierno al paraíoso»
Una escena de «Del infierno al paraíoso» - Teatros del Canal

«La Divina Comedia», por los aires

La compañía NoGravity Dance, de danza aérea, presenta en los teatros del Canal el espectáculo «Del infierno al paraíso»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No parece la danza aérea, a priori, el mejor vehículo para contar la «Divina Comedia» de Dante Alighieri. Pero eso es precisamente lo que propone Emiliano Pellisari con su compañía, NoGravity Dance, en los teatros del Canal (del 25 al 28 de octubre). El espectáculo se titula «Del infierno al paraíso», y es una antología de tres espectáculos anteriores de Pellisari basados en el mismo texto: «Inferno», «Cantica seconda» y «Paradiso».

Pellisari asegura que «las almas muertas descritas por Dante no tienen gravedad; viven en un mundo que no se rigen por las leyes de la física natural». Ese mundo lo traduce en imágenes creadas por sus bailarines que describen conceptual y estéticamente -dice- la «Divina comedia», que es «la obra más importante de la literatura italiana». «Las mujeres y los hombres, terrestres y divinos, mortales e inmortales de los que Dante habla en "La Divina Comedia" no son cuerpos, sino inteligencias, memorias, visiones, deseos, ideas: almas. Y las almas no pesan».

La trayectoria de Emiliano Pellisari hasta desembocar en la creación de NoGravity Dance, una compañía de bailarines-acróbatas que «se mueven, vuelan en el aire y crean figuras irreales», merece una narración. «Yo soy un extraterrestre -se autodefine-. No he bailado nunca ni he estudiado dirección teatral». ¿Cómo ha llegado entonces hasta donde está? Él mismo se encarga de contarlo. «Yo soy autor teatral y quería hacer un espectáculo mio, con un texto mío. Pero conforme transcurrían los ensayos, las palabras, mis propias palabras, me aburrían cada vez más». Así que fue quitando cada vez más texto y finalmente acabó sustituyendo a los actores por bailarines.

Pero él no era -no es- coreógrafo, y buscó uno. Lo que sí es, asegura, «un artesano natural, que desde niño ha creado máquinas para el teatro». Y para su espectáculo creó algunas, que fueron fuente de conflictos con el coreógrafo. «No sabía que hacer con mis máquinas, que obligaban a los bailarines a hacer movimientos antinaturales».

Así que el coreógrafo estuvo solo quince días y Pellisari se encontró dirigiendo y coreografiando su primer espectáculo. «Al principio tenía una pequeña gramática coreográfica, pero con el tiempo se ha ido ampliando y ahora tengo un vocabulario»,

«Inferno» (2007) fue el primero de los espectáculos presentados por Pellisari y NoGravity Dance. Vinieron después «Cantica seconda» -no lo llamé «Purgatorio» porque en italiano se asocia con una cloaca- y «Paradiso». En 2015, fecha del 750º aniversario del nacimiento de Dante, y uniéndolo al 700º aniversario de su muerte, que se conmemoraría en 2021- creó «Del infierno al paraíso», donde está «lo mejor de los tres espectáculos».

«Fue mi exmujer la que me empujó a crear un espectáculo sobre Dante y la «Divina Comedia». «Al principio estaba aterrado, pero después de leer y releer la obra, y de un año de trabajo y reflexión decidió meterse en ello. «El viaje se desmaterializa poco a poco: las referencias, que nunca son realistas, al principio se reconocen en los episodios y en los diferentes protagonistas del poema, para luego adquirir una transformación menos evidente. Y en el mismo tiempo, cada vez más puro es el corazón visual del espectáculo, en la comprensión y restitución del progresivo extravío de sí del hombre Dante, prevaleciendo un estupefacto sentir espiritual, de una suspendida y cándida ligereza del ser».