C. Tangana
C. Tangana
Música

C. Tangana: «En la escena nacional hay gente muy sensible»

El músico publica una nueva «mixtape» de diez temas titulada «Avida Dollars», que no es otra cosa que el anagrama que André Breton inventó para descalificar a Salvador Dalí por su indisimulada ambición de riqueza material.

Actualizado:

Desde que emergió de la escena trap para conquistar el mercado mainstream, el madrileño Antón Álvarez, más conocido como C. Tangana, ha planteado un interesante tira y afloja con los medios que no suele verse por estos lares. «La prensa tiene sus intereses y yo los míos», asegura, «y de ese juego depende que mi personaje trascienda». Sus declaraciones estrambóticas, su defensa de letras políticamente incorrectas y sus mensajitos más o menos ocultos para otros artistas (eso que en la escena de rap llaman «beefs») han generado incredulidad, estupefacción y, en algunos casos, alguna situación desagradable.

Así lo fue para Carlotta Cosials, la destinataria de la pedida de matrimonio que Tangana hizo en « C.H.I.T.O.», uno de sus temas de 2015. Aunque no se sintió ofendida, la cantante y guitarrista de la banda madrileña de garaje Hinds asegura en una reciente entrevista con la web Jenesaispop que el asunto terminó convirtiéndose en «una pesadilla a nivel personal». «Le deseo lo mejor, pero me temo que en la escena nacional la gente es muy sensible», responde él. «En Estados Unidos esto se hace todos los días y nadie se lo toma tan en serio, Carlota podría haberse aprovechado de ese juego». En cualquier caso, la estrategia le ha funcionado. Ha fichado con una multinacional (Sony Music) y el lanzamiento de su primer disco, «Ídolo», fue todo un éxito.

Ahora tiene varios frentes abiertos que incluyen sinergias con el mundo de la moda, y el pasado viernes, para aprovechar el tirón y mantenerse en el candelero, C. Tangana publicó una nueva «mixtape» de diez temas titulada «Avida Dollars», que no es otra cosa que el anagrama que André Breton inventó para descalificar a Salvador Dalí por su indisimulada ambición de riqueza material. «Hay dos referencias artísticas muy claras en este trabajo: Dalí y Andy Warhol», explica. «Su obra no me gusta especialmente, pero sí cómo llevaron su carrera y cómo crearon su personaje. Eso trascendió su propia obra. Y los dos establecieron una relación muy singular entre libertad creativa, poder y dinero. Para ellos, ser ricos significaba ser más libres para expresarse y alcanzar una posición de triunfadores en la sociedad».

La primera influencia

El primer artista que dejó huella en C. Tangana, curiosamente fue devorado por su personaje. Se trata de Michael Jackson, «que hacía una música que al final es un poco lo que yo estoy haciendo: música negra, muy de productor, con tintes de rockstar... Recuerdo que cuando era pequeño tenía una recopilación que me grabó un amigo en cinta. La escuchaba una y otra vez porque era la única que tenía». Para seguir su estela en la medida de sus posibilidades, Tangana y su equipo están dando grandes pasos en la creación de una puesta en escena apabullante, «un show de verdad que haga que merezca la pena ir a los conciertos». En un sincero ejercicio de humildad, el artista madrileño reconoce que no es «un músico de directo», y por eso necesita «llevar al show otras cosas que ayudan a crear esos momentos de conexión especial».

En «Avida Dollars», un trabajo que se edita en vinilo y que nació de «cuatro días de trabajo y juerga en Madrid», C. Tangana está arropado por algunos de los productores nacionales del momento (Steve Lean, Saox, Enry-K, Royce Rolo, Danni Ble, Alizzz y Lost Twin), los neoyorquinos Take A Daytrip y dos de los principales estandartes del sonido de Medellín (The Rudeboyz y Sky), a los que se suma su compañero en Agorazein Sticky M.A., con la única colaboración vocal. Estilísticamente, no se acercará mucho al «paradigma latino», y estará más centrado «en el rap y el R&B actual, intentando hacer ejercicios de estilo para que cada propuesta sea distinta, pero todas se enlacen para que el resultado sea algo para escuchar de principio a fin, y no tanto para trocearlo y escuchar temas sueltos», describe Tangana, un fino observador de la actualidad musical. «Por muchas etiquetas nuevas que se generen cada día, la realidad es que los géneros están muriendo. No es que se estén solapando, es que directamente están palmando, y creo que los músicos ya no se diferenciarán por ser rockeros, raperos, reguetoneros o poperos, sino por ser artistas creativos o no. Yo por ejemplo, dentro de tres años espero estar haciendo algo totalmente distinto a lo que estoy haciendo ahora».

En su mix-tape hay varios temas que probablemente arrasen este verano (ya lo está haciendo el single «Llorando en la limo», perfecto ejemplo de la combinación de vulnerabilidad y chulería que se esconde tras su éxito), y tiene más ases en la manga para lanzarlos antes de las vacaciones. «Siempre hay que tener una carta guardada», asegura el artista, que antes de despedirse advierte: «No serán ni mucho menos mi últimos lanzamientos del año. Este 2018 voy a ser un poco pesado».