La saga «Dos amigas» tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles, una de cuyas calles principales es Via Toledo (en la imagen)
La saga «Dos amigas» tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles, una de cuyas calles principales es Via Toledo (en la imagen) - ABC

Elena Ferrante, un fenómeno literario de misteriosa identidad

Arrecia la presión para descubrir quién se esconde tras el seudónimo de la autora de la saga «Dos amigas»

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Es un fenómeno literario internacional y, al mismo tiempo, es un fantasma intrigante, porque a su alrededor se mantiene el secreto mejor guardado de la literatura en muchos años. Se trata de un seudónimo: Elena Ferrante, detrás del cual se escondería una escritora napolitana, que atrae lectores de todo el mundo con la calidad de sus libros y el misterio de su identidad. En 1991, al decidir publicar su primera novela, escribió una carta a la editorial para explicarle que mantendría su nombre en el anonimato y que no deseaba conceder entrevistas ni hacer presentaciones de sus libros: «Es una pequeña apuesta conmigo mismo, con mis convicciones. Creo que los libros, una vez que son escritos, no tienen necesidad de sus autores. Si tienen algo que decir, tarde o temprano encontrarán lectores; si no, no tendrán lectores», escribió a Sandra Ozzola Ferri y Sandro Ferri, los editores de Ediciones E/O de Roma.

[Fotogalería: El arte de escribir con seudónimo]

Su apuesta dio sus frutos. «El amor molesto» fue su primera novela y desde entonces ha vendido millones de libros en todo el mundo, cosechando diversos premios literarios, siendo finalista del Strega 2015, el más importante de Italia, con «La niña perdida», último título de la saga «Dos amigas», ambientado en la Nápoles de la posguerra hasta la actualidad, una saga que comenzó con «La amiga estupenda» (2011). Elena Ferrante es hoy el seudónimo más famoso del mundo literario, no solo italiano: algunos de sus libros están en las listas de los más vendidos, mientras acaba de ser elegida finalista del Man Booker International Price 2016, el más prestigioso premio literario de Reino Unido.

De Banksy a Elena Ferrante

Desde Homero, nombre con el que históricamente se identifica al poeta griego autor de los máximos poemas épicos de la literatura griega, la Ilíada y la Odisea, se han sucedido los seudónimos para mantener la identidad secreta de un autor. Ahora, desenmascarar quién está detrás del nombre de Elena Ferrante se ha convertido casi en una historia policial: es la pasión y trabajo favorito de algunos estudiosos en Italia, lo mismo que ha ocurrido en Gran Bretaña con Banksy, el grafitero más célebre del mundo. El primer periódico italiano, el «Corriere della Sera», ha dedicado tres páginas a un detallado estudio del conocido escritor, profesor universitario y crítico literario Marco Santagata, experto en Dante y Petrarca. Su conclusión, tras una detalla investigación filológica, es que Elena Ferrante sería Marcella Marmo, de 69 años, profesora de Historia contemporánea en la universidad Federico II de Nápoles. «Preveo que la interesada desmentirá y que Elena Ferrante querrá mantener el anonimato. Aquí no es cuestión de habladurías, sino de atribuir la autoría».

Marcella Marmo ha negado ser Elena Ferrante
Marcella Marmo ha negado ser Elena Ferrante - ABC

La hipótesis de Santagata creó revuelo en el mundo literario. La profesora Marcella Marmo, divertida, incrédula, inundada de llamadas telefónicas, ha pasado varias jornadas desmintiendo ser Elena Ferrante, confesando que sólo ha leído «La amiga estupenda», el primero de los cuatro volúmenes de la saga «Dos amigas», que se ha convertido en un fenómeno global. Reveló también que era una simple profesora y que si en algo era creativa era en la cocina: «Me defino una ‘crítica analítica’ que maltrata y suspende a los estudiantes porque no saben dónde está la India. No hay componente artística en lo que produzco. Solo soy creativa en la cocina», manifestó la profesora Marcella Marmo. Puntual llegó también el comentario de la editorial E/O, que publica la saga y mantiene el secreto: «Nueva hipótesis y nuevo desmentido: lo mejor es que hablemos de libros».

Batalla cultural

La atribución realizada por el «Corriere della Sera» ha tenido una repercusión internacional, dedicándole amplio espacio medios como el «Financial Times» , el «New York Times», que la incluyó en su lista de libros más vendidos y calificó a la saga de «Dos amigas» como deslumbrante, o «The Guardian», que considera a Elena Ferrante digna del premio Nobel. En las redes sociales, los miles de fans de Elena Ferrante han seguido con pasión la historia de su seudónimo.

Elena Ferrante, que ha confesado tener influencias literarias de dos autores muy diferentes, Virginia Woolf y Elsa Morante, al ser preguntada, por correo electrónico, por qué ha decido mantener oculta su identidad, considera que se trata de una «batalla cultural»: «Yo creo que, hoy en día, es un error no proteger la escritura mediante la garantía de concederle un espacio anónimo, lejos de las preguntas de los medios de comunicación y del mercado. Mi propia pequeña batalla cultural, que cumple ya dos décadas, está dirigida principalmente a los lectores. Creo que los autores deben buscarse en los libros donde están sus nombres, no en la persona física que escribe o en su vida privada. Fuera de los textos, sólo hay habladurías. Restablezcamos la auténtica centralidad para los libros en sí mismos».

En definitiva, como puede apreciarse, es curioso y llamativo que Elena Ferrante siga empeñada en mantener el anonimato en una época en que es muy fuerte la presión de los editores hacia los escritores para que estén siempre presentes en redes sociales, presentaciones de sus libros o festivales literarios. Sobre este acoso se ha suscitado un debate entre los lectores: las opiniones se dividen entre los que desean que se revele su nombre y quienes aman su anonimato. La realidad es que, sea cual sea el verdadero nombre de Elena Ferrante, poco importa: aunque se llamara de otra forma, no perdería el valor literario intrínseco de su obra.