«Visión del collar», de Andrea Vaccaro, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
«Visión del collar», de Andrea Vaccaro, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando - abc

Santa Teresa de Jesús, la gran santa de España

Los Reyes inauguraron ayer en la Biblioteca Nacional la exposición «La prueba de mi verdad» dedicada a la carmelita

Actualizado:

Cinco siglos han pasado desde que viniera a habitar entre nosotros. Quinientos años desde que ellla, al final de sus esmeradas industrias, de sus colosales esfuerzos físicos, humanos y religiosos,se encontrara por fin su altísimo Amado. Cinco centurias en las que su nombre y su obra han corrido de boca en boca en boca, donde sus apalabras han servido de socorro para el abono lírico de poetas y escritores de las cuatro esquinas del mundo.

Sí, han pasado muchos años, pero nuestra Santa Teresa (1515-1582) sigue siendo querida por los españoles, a pesar de que en algún tiempo su presencia haya dormido en el baúl de los recuerdos de la Historia y de que su nombre y sus apellidos (De Cepeda y Ahumada , de pura raigambre castellana, aunque no debemos obviar suss gotitas de sangre judía), y también su obra y su legado, fueran expoliados por quien ni siquiera convien recordar aquí.

Una meningitis

La santa fue una mujer débil (se sospecha que apenas una adolescente le afectó una meningitis), de salud quebrada (aunque demostró que era de hierro), pero de ánimo encendido. Emprendedora, valiente, tenaz, luchadora, inteligente, rebelde, tan rebelde que hasta la Inquisición la puso en el brete y tormento de sus dudas. Fundo diecisiete conventois y sus versos aún encandilan a muchísimos jovenes poetas, y sus sílabas siguen pareciendo iluminadas, dotadas de ese don especial que sólo tienen los poetas irrepetibles.

A la santa, su vida y su obra, se dedica la exposición «La prueba de mi verdad» que ayer inauguraron en la sede de la Biblioteca Nacional, en Madrid, Sus Majestades los Reyes. Una muestra, organizada por la propia Biblioteca, Acción Cultural Española (AC/E) y la entidad del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, cuyos comisarios son la profesora y especialista en Siglo de Oro Rosa Navarro Durán y el fraile carmelita descalzo Juan Dobado Fernández.

«La prueba de mi verdad» está compuesta por un centenar de piezas, entre libros (como varios autógrafos de la santa), pinturas, grabados y esculturas de, entre otros, Durero, Zurbarán, Rubens y Alonso Cano. «Esta exposición está hecha a partir del Libro de la vida, de Santa Teresa, y de todos los datos que nos da en su escritura sobre su condición de mujer lectora y escritora en el siglo XVI. Ella misma, a partir de la observación de la Naturaleza y de un autoanálisis del alma, y con una capacidad expresiva intensa, da tales imágenes y alegorías, que luego los pintores no han tenido más que plasmar en sus lienzos», destacaba ayer la comisaria, Rosa Navarro.

Dobado, por su parte, indicó que «en tiempos difíciles como los nuestros, o recios, como ella escribía, ella supo poner coraje, energía y seguir adelante con su propia obra para no dejarse vencer». También remarcó la presencia en la exposición de veintidós conventos que han prestado obras que se exponen por primera vez en público, como el cuadro que Santa Teresa regaló a Toledo.

Despidámonos, pues, con la santa: «En Cristo mi confianza, / y de El solo mi asimiento, / en sus cansancios mi aliento, y en su imitación mi holganza. / Aquí estriba mi firmeza, aquí mi seguridad, la prueba de mi verdad, la muestra de mi firmeza».