El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Museo de Lérida
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Museo de Lérida - EFE

La «revancha» de Quim Torra por los bienes de Sijena

El Museo de Lérida expone un retablo oscense cedido por Taxto Benet

Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, asistió ayer a la presentación de un retablo gótico de San Bartolomé en el Museo de Lérida. La obra, de finales del siglo XV, está atribuida a Pere Espallargues, y procede de la iglesia de San Martín de Capella de la Franja (Huesca). Ha sido cedida al centro por el empresario leridano Tatxo Benet, que ya compró el año pasado la obra polémica obra «Presos políticos en la España contemporánea» de Santiago Sierra.

«Yo estaba aquí el 11 de diciembre de 2017 –fecha de la salida de las obras de Sijena– y estuve cuando se presentó el libro sobre la salida de las obras. Había una sensación de desesperanza y hoy pienso que cerramos un ciclo, nos esperanzamos y de alguna manera recosemos», dijo Torra, tal y como recogió Europa Press.

Tatxo Benet, por su parte pero en la misma línea, recordó que se emocionó mucho con la salida de las piezas del Museo de Lérida hacia Sijena, una operación en la que intervinieron la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra y que como leridano quiso hacer algo «para que esta acción violenta no quedara en el sustrato de la ciudad como algo negativo para siempre».

«Sentimentalmente para mí llena el vacío que en mi corazón dejaron las piezas que se fueron a Sijena. Ahora, desde un punto de vista técnico museístico lo tienen que decir los técnicos del museo», añadió, siguiendo esa senda sentimental.

El retablo, del que Benet evitó concretar el precio que ha pagado, ha sido incluido por la Generalitat en el catálogo del Patrimonio Cultural de Cataluña y declarado «inexportable». Además, este viene de La Franja, otro lugar de litigios por el arte sacro que enfrenta a Cataluña y Aragón por la propiedad de 111 obras de arte de parroquias aragonesas.

El retablo salió de la parroquia de la que es originario a principios del siglo XX y fue a parar a Estados Unidos, a la colección de Marie Sterner Gallery. Después, fue subastada en la casa de subastas online Setdart el 22 de diciembre de 2017 y adquirida por un anticuario al que después se la compró Tatxo Benet, asesorado entonces por técnicos del Museo de Lérida.

En la presentación de la pieza a los medios de comunicación, a la que ha asistido la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, el alcalde de Lérida, Miquel Pueyo, agradeció a Benet la pieza. «Es un tiempo de coser y de abrazar y de alguna manera se cierra de forma simbólica un arco inicialmente doloroso que hoy proyectamos hacia la esperanza». «No somos una ciudad tradicionalmente agradecida a lo largo de la historia, eso lo tenemos que enmendar, tenemos que saber decir gracias», remató.