«Las tentaciones de San Antonio», recién atribuido a El Bosco
«Las tentaciones de San Antonio», recién atribuido a El Bosco

Una investigación atribuye al Bosco «Las tentaciones de San Antonio»

La obra del también autor de «El Jardín de las Delicias» estaba en el almacén del Nelson-Atkins Museum of Art en Kansas City (EEUU), clasificada como trabajo de un aprendiz o discípulo de Jerónimo Bosch

El cuadro se expondrá en Bolduque, ciudad natal del artista, en una ambiciosa exposición retrospectiva con motivo del quinientos aniversario de su muerte

Actualizado:

La investigación a nivel mundial del Bosch Research and Conservation Project (BRCP) ha determinado que «Las tentaciones de San Antonio» es del Bosco. Durante décadas la obra permaneció en el almacén del Nelson-Atkins Museum of Art en Kansas City (USA) clasificado como trabajo de un aprendiz o un discípulo de Jerónimo Bosch.

Así se dará a conocer hoy en una rueda de prensa ofrecida por los investigadores del BRCP en el Noordbrabants Museum (Bolduque. Holanda). Allí, en la ciudad natal del artista, el próximo 13 de febrero se abre al público una ambiciosa exposición retrospectiva con motivo del quinto centenario de la muerte del artista, donde se podrá ver este cuadro.

La muestra «Jerónimo Bosch. Visiones de un genio» se basa también en la extensa investigación realidada por BRCP, la más grande que se ha llevado a cabo hasta ahora, a través de la considerada obra menor del artista. Un equipo multidisciplinar de nueve expertos ha examinado sistematicamente la obra del Bosco por todo el mundo desde 2010.

A través de su trabajo también han podido identificar hasta la fecha que el cuadro anónimo «Paisaje infernal» pertenece a Jerónimo Bosch. Esta obra está en manos privadas, pero será mostrada al público por primera vez en la citada exposición. Asimismo, determinan fuera de toda duda que «El juicio final» de Brujas pertenece al Bosco.

«Las tentaciones de San Antonio»

En el cuadro se puede ver a San Antonio, reconocible por la cruz en forma de T en su manto. Apoya la mano izquierda en su báculo y con la derecha llena un cántaro con agua. El Santo se ve amenazado en su existencia dedicada a Dios por las extrañas criaturas que le rodean.

La obra fue muy retocada y repintada en una restauración del siglo XX, pero la mano de El Bosco todavía es muy reconocible en la técnica de pincelado original.

El equipo de BRCP apunta la fuerte relación de esta imagen de Antonio con, sobre todo, el postigo izquierdo del «Tríptico del Eremita» en las Galerías de la Academia en Venecia, que también se podrá ver en la muestra. Con ayuda de la fotografía infrarroja y la reflectografía infrarroja también se han podido visualizar firmas que se relacionan con todo aquello encontrado en otros cuadros de la obra central de Jerónimo Bosch.