Las diez mejores exposiciones de 2012
Pinturas de Klimt en el Kunsthistorisches Museum de Viena - REUTERS

Las diez mejores exposiciones de 2012

Junto a los aniversarios de Gustav Klimt en Viena y del hallazgo del busto de Nefertiti, han brillado este año nombres propios como Rafael, Hopper, Dalí, Hockney, Sherman o Hirst

NATIVIDAD PULIDO
MADRID Actualizado:

Al mal tiempo (económico), los museos y centros de arte han mostrado su mejor cara. Pese al recorte generalizado en los presupuestos museísticos, no se ha notado la crisis en el calendario expositivo de 2012. Ha sido un gran año, con muestras muy importantes en todo el mundo. Recorremos las principales.

1. Año Klimt (Viena)

BELVEDERE, VIENA
BELVEDERE, VIENA

Diez museos de Viena han ofrecido este año exposiciones especiales para conmemorar el 150 aniversario del nacimiento de Gustav Klimt (1862-1918). Muchas de sus obras se han podido contemplar en espacios vieneses como la Secesión (allí se encuentra el famoso Friso de Beethoven), el Kunsthistorisches Museum (en sus escaleras se pueden admirar 40 pinturas), el Burgtheater (los esbozos de los dibujos para decorar los techos de la escalera principal fueron encontrados a finales del año 1990 en los desvanes del teatro)... Además, el Belvedere, que posee la mayor colección de pinturas de Klimt, entre ellas su celebérrimo «Beso», dedica una gran exposición al artista, en la que se aborda sus facetas como artista y como persona. Se muestran en ella «Girasoles» y «Familia», dos obras de Klimt que recibió el Belvedere este año del legado de Peter Parzer.

2. Rafael (Museo del Prado, Madrid)

NATIONAL GALLERY, Washington
NATIONAL GALLERY, Washington

El Prado, en colaboración con el Louvre, se centró en los siete últimos años de la vida de Rafael, que pasó en Roma, en una exposición histórica e irrepetible, «El último Rafael», que solo podían organizar estas dos pinacotecas, pues atesoran la mayoría de las grandes obras del maestro italiano de esta época. Y no suelen prestarse. La muestra, que cerró sus puertas en el Prado el 16 de septiembre, abarcaba su producción entre 1513 y 1520, año de su repentina muerte, el mismo día que cumplía 37 años. Siete años que dieron mucho de sí, gracias a que Rafael puso en marcha un complejo y sofisticado taller, cuyos principales ayudantes fueron Giulio Romano y Gianfrancesco Penni, protagonistas también de la exposición, que reunió 74 obras: 44 pinturas, 28 dibujos, un tapiz y una pieza arqueológica, la mayoría nunca vistas en España.

3. Dalí (Centro Pompidou, París)

REUTERS
REUTERS

El fantástico (en todos los sentidos) universo daliniano inunda las salas del Centro Pompidou de París, donde aún puede verse la mayor retrospectiva del artista español, puesta en marcha junto con el Museo Reina Sofía, donde la exposición podrá verse en abril de 2013. Se exhiben en el museo parisino doscientas piezas (pinturas, esculturas, dibujos e instalaciones) del maestro surrealista. No faltan algunas de sus obras icónicas, como «La persistencia de la memoria», del MoMA; «El gran masturbador», del Reina Sofía o la sala Mae West, de la Fundación Dalí de Figueras. Además, se expone el «Ángelus», de Millet, cuadro que obsesionaba a Dalí.

4. Nefertiti (Neues Museum, Berlín)

REUTERS
REUTERS

Es una de las esculturas más bellas de la Historia. También de las más enigmáticas. Y de las más polémicas, pues Egipto sigue reclamando a Alemania su devolución, sin éxito. Hace tan solo unos días se conmemoraba el centenario de su descubrimiento por parte del arqueólogo alemán Ludwig Borchardt (1863-1938). Lo halló en el taller de su escultor, Tutmosis. Para celebrar la efeméride, el Neues Museum de Berlín ha organizado una gran exposición con la reina egipcia como protagonista. Bajo el título «A la luz de Amarna. Cien años del hallazgo de Nefertiti», y hasta el 13 de abril de 2013, se presentan por primera vez al público cientos de tesoros egipcios nunca exhibidos antes, además del diario de excavaciones de Borchardt.

5. David Hockney (Guggenheim, Bilbao)

AFP
AFP

Una explosión de color invadió el Museo Guggenheim de Bilbao. Paisajes multicolores y primaverales colgaban por todos sus rincones. Eran obra de uno de los artistas vivos más importantes del mundo, el británico David Hockney (Bradford, 1937). Sigue en plena forma, pintando su Yorkshire natal, un Parnaso al que volvió después de tres décadas viviendo en Los Ángeles. Una selección de casi dos centenares de obras, la mayoría recientes (entre 2005 y 2009) recalaron en Bilbao tras su paso por la Royal Academy de Londres. «David Hockney: una visión más amplia» reunía óleos, carboncillos, acuarelas, cuadernos de bocetos, vídeos y dibujos, algunos hechos al natural y otros realizados con el iPad. Ha sabido sacar todo el partido a la célebre tableta de Apple. Es un auténtico virtuoso dibujando en el iPad.

6. Leonardo (Louvre, París)

AFP
AFP

Eclipsados por la «Gioconda Superstar», cuelgan en una de las galerías anexas del Louvre otras obras de Leonardo cuya presencia pasa desapercibida ante la avalancha de turistas que buscan frenéticamente a la Mona Lisa. Son «La Virgen de las Rocas», «La belle ferronière», «San Juan Bautista» o «La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana». Esta última ha sido restaurada, no sin polémica. Especialistas dimitieron, porque creían que la intervención era demasiado agresiva. Para mostrarla tras su restauración, el museo parisino organizó una exposición, en la que la protagonista fue la «Gioconda» del Prado. Se acababa de demostrar que fue pintada en el taller de Leonardo y en presencia del maestro, pues muestra los mismos arrepentimientos que la obra de Da Vinci. Hace unos días, el director del Louvre, Henri Loyrette, anunció que dejará su cargo en abril de 2013.

7. Tesoros de la Casa de Alba (Ayuntamiento de Madrid)

EFE
EFE

No es la primera exposición que muestra el legado artístico de la Casa de Alba, pero sí la más completa e importante. Nunca hasta ahora se habían mostrado todos sus tesoros. Además de pinturas, hay esculturas, documentos históricos y manuscritos, piezas arqueológicas, joyas, mobiliario, trajes... Hasta el 31 de marzo de 2013, el espacio CentroCentro Cibeles acoge «El Legado Casa de Alba». Organizada por la Fundación Casa de Alba y el Ayuntamiento de Madrid, con la colaboración de la Comunidad de Madrid, se reúnen unas 150 obras maestras, muchas de ellas inéditas. Entre las joyas, pinturas de Fra Angelico, Goya, Tiziano, Murillo, Ingres, Renoir, Rubens, Ribera, Zurbarán o Zuloaga; una selección de cartas manuscritas de Cristóbal Colón, la célebre Biblia de la Casa de Alba, el Nobiliario de Indias...

8. Damien Hirst (Tate Modern, Londres)

EPA
EPA

Hace unos días saltó la noticia de que Damien Hirst había dejado la galería Gagosian, con la que llevaba trabajando 17 años. El polémico artista británico nos tiene acostumbrados a golpes de efecto muy espectaculares: calaveras con diamantes, animales en formol, obras que pintan sus ayudantes, una megasubasta al margen de sus galerías... Pero su infuencia en el mercado se desinfló. Hasta que este verano la Tate Modern, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres, «resucitó» a este genio del marketing dedicádole su mayor exposición hasta la fecha. El público respondió. A su cierre el 9 de septiembre, se había convertido en la muestra individual más visitada del museo, con 463.087 visitantes.

9. Cindy Sherman (MoMA, Nueva York)

ABC
ABC

«ArtReview» la incluyó en 2011 como la séptima persona más influyente del mundo del arte en su prestigiosa lista anual. Los coleccionistas se rifan sus fotografías, siempre incómodas, ácidas, irreverentes, políticamente incorrectas. Y el MoMA la ha encumbrado este año con una completa retrospectiva de su trabajo, que repasaba sus 35 años de carrera a través de más de 180 fotografías, algunas inéditas. El personal universo de Cindy Sherman (Nueva Jersey, 1954) está poblado por estrellas de cine, mujeres de la alta sociedad, ancianas, payasos, hadas, bufones... Pero la (supuesta) belleza que aborda en sus instantáneas tiene siempre un pie en lo grotesco. El provocador análisis de la sociedad americana, en tono de parodia, que hace Sherman en sus imágenes resulta demoledor.

10. Hopper (Museo Thyssen, Madrid)

AFP
AFP

Cuando uno mira las obras de Edward Hopper (Nyack, 1882-Nueva York, 1967) quiere saber la historia que hay detrás de ellas. La narrativa de los trabajos del artista norteamericano es puro cine. El Museo Thyssen organizó la mayor retrospectiva de Hopper en Europa, comisariada por Tomás Llorens. La exposición, que tras su paso por Madrid llegó al Grand Palais de París, reunía 73 obras, la mayoría de Hopper. Había obras tan conocidas como «Habitación de hotel» y «Mañana en una ciudad», pero la gran ausente fue «Nighthawks» (Noctámbulos), de 1942, su obra más célebre. Como curiosidad, el director norteamericano Ed Lachman montó un set de rodaje donde se recreó una de las obras presentes en la muestra: «Sol de la mañana».