«Domo hexagonal», de Los Carpinteros (galería Peter Kilchmann)
«Domo hexagonal», de Los Carpinteros (galería Peter Kilchmann) - ARCO

ARCO 2017 recupera el pulso con el regreso de galerías y obras de peso

La 36 edición de la feria, que abrirá sus puertas del 22 al 26 de este mes, ha recobrado la confianza del mercado internacional, según sus organizadores

MadridActualizado:

Aún faltan dos semanas (del 22 al 26 de febrero) para que abra sus puertas la 36 edición de ARCO, nuestra feria de arte contemporáneo más internacional. Pero su director, Carlos Urroz, ya saca pecho y anuncia que este año gana peso y reconocimiento: «Será una feria de recuperación». Por un lado, recuperación en el programa general de importantes galerías internacionales que regresan a ARCO, mostrando con ello su confianza en esta feria y en el mercado español, algo que se constata en que ha aumentado el número de solicitudes para participar en la feria.

«Cuidado con la cabeza», de Bernardí Roig (Max Estrella)
«Cuidado con la cabeza», de Bernardí Roig (Max Estrella)- ABC

Entre las galerías que regresan, la británica Lisson, que desembarcará este año con su artillería pesada: Ai Weiwei y Anish Kapoor, dos de los nombres más mediáticos de la escena artística mundial y de los más cotizados. Otra de las galería más esperadas es Hauser & Wirth, de Zúrich, que apuesta por una pareja de damas de lujo: Louise Bourgeois y Jenny Holzer. Como ya publicó ABC, los célebres marchantes suizos están negociando con el Ayuntamiento de Mahón su llegada a la isla balear con un proyecto para la promoción y exhibición de arte contemporáneo. A ellas se suman otras galerías internacionales de prestigio, como las francesas Michel Rein (traerá a su estand obras de Maria Theresa Alves y Jordi Colomer), Denise René (con piezas de Victor Vasarely y Yaacov Agam), Chantal Crousel y Jocelyn Wolff o la alemana Esther Schipper. Es cierto que aún se echan en falta nombres de primerísimo nivel como Marian Goodman (el año pasado estuvo en el programa especial del 35 aniversario de ARCO), White Cube, Gladstone o Gagosian, que parecen reservarse para la todopoderosa Art Basel. Pero tiene mérito, con la avalancha de ferias que hay actualmente repartidas por todo el mundo, conseguir la nómina de ARCO.

Piezas museísticas

«Sphere Jaune», de Julio Le Parc (Galería Nara Roesler)
«Sphere Jaune», de Julio Le Parc (Galería Nara Roesler)- ARCO

La segunda recuperación a la que alude Carlos Urroz es que volverán a la feria obras de gran formato, museísticas. Hace tiempo que no veíamos muchas por la feria. Las galerías suelen reservarlas para citas de gran poder adquisitivo, como la citada Art Basel, en sus sedes de Basilea, Miami o Hong Kong. Una decena de piezas «ambiciosas y arriesgadas» estarán distribuidas por ARCO bajo el lema «Proyectos Especiales». Es el caso de «Sphere Jaune», de Julio Le Parc (Galería Nara Roesler), «Domo hexagonal», de Los Carpinteros (Peter Kilchmann) o «Cuidado con la cabeza», de Bernardí Roig (Max Estrella).

En los últimos años el nivel de las piezas presentadas en la feria se había ajustado al nivel del coleccionismo en nuestro país. No parecía tener sentido traer a ARCO obras de mucha envergadura (y precios por encima del millón de dólares), cuando no hay compradores potenciales para ellas. Los lienzos de Bacon se habían esfumado del estand de Marlborough. Pero es cierto que estas piezas dan mucho caché a una feria como escaparate. Fuera del programa «Proyectos Especiales», también habrá grandes piezas en las galerías. Es el caso de «Le triomphe de Nautilus», de Dalí, en Leandro Navarro (su precio: 1,4 millones de euros). No faltarán los artistas argentinos más cotizados, aprovechando el tirón de que Argentina es el país invitado este año: Guillermo Kuitca en Hauser & Wirth, Julio Le Parc en Nara Roesler, Víctor Grippo en Alexander & Bonin o Tomás Saraceno en Esther Schipper.

«Le triomphe de Nautilus», de Dalí. Detalle (galería Leandro Navarro)
«Le triomphe de Nautilus», de Dalí. Detalle (galería Leandro Navarro) - ARCO

ARCO 2017 cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros y se espera un impacto económico de 100 millones de euros. Cifras similares a las del año pasado. Se prevé que pasen por la feria más de 100.000 personas. En esta edición se ha reducido ligeramente el número de galerías en el programa general (164), a las que hay que sumar otras 42 en los programas comisariados. De ellas, el 66% son extranjeras (un 40% de Latinoamérica: 41 de 9 países). Desaparece la habitual sección «Solo Projects», dedicada al arte latinoamericano, que se integra en una nueva, «Diálogos». Es heredera del programa especial 35 aniversario que hubo el año pasado. Repiten sus comisarias: María y Lorena Corral y Catalina Lozano, que han seleccionado 12 galerías. Los que no faltan a la cita anual con ARCO son los coleccionistas internacionales: hasta 250 de 44 países han sido invitados, además de 150 directores de museos y bienales, comisarios... y una treintena de jóvenes coleccionistas. Clemente González Soler, presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, subrayaba ayer, durante la presentación de la feria en la Casa de América, la vocación iberoamericana de ARCO y la proyección que ésta hace de Madrid en el mundo.

«The Red Base», de Calder (galería Mayoral)
«The Red Base», de Calder (galería Mayoral) - ARCO

El vigor creativo de la cultura argentina

No le gusta al ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto, hablar de desembarco del arte argentino en España (es el país invitado este año de ARCO), «porque ese término suena a invasión. Y nosotros nos sentimos aquí como en casa, somos unos anfitriones más». No es casual que la visita de Estado del presidente argentino, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, a nuestro país coincida con ARCO. Comenzó Avelluto su intervención ayer en la Casa de América citando a Borges, quien decía que «ser argentino es ser universal», pero advierte el ministro que, «además de universal, somos un país contemporáneo. Debemos abandonar la idea nostálgica de lo que fuimos. Tenemos un enorme pasado, pero también un presente lleno de talento. Los argentinos estamos profundamente enamorados de lo que somos. La escena artística emergente argentina es fascinante». Entre las especificidades del arte argentino, cita Avelluto «cierta irreverencia, su diversidad, una intensidad que sacude y conmueve y una tendencia a abordar el cuerpo y la sexualidad». Según el embajador de Argentina en España, Ramón Puerta, se está produciendo una «reinserción de Argentina en el mundo».

Argentina Plataforma/ARCO contará con la presencia en la feria de doce galerías argentinas (todas de Buenos Aires), seleccionadas por Inés Katzenstein. Entre los 23 artistas argentinos presentes, nombres consagrados como Alberto Greco, Eduardo Stupía y Mirtha Dermisache, junto a otros valores emergentes.

Pero no acaba ahí la presencia de la cultura argentina en Madrid. Sonia Becce ha comisariado un amplio programa de actividades que involucrará a toda la ciudad, como ya ocurrió cuando fue Colombia el país invitado de ARCO. Habrá exposiciones de Jorge Macchi en el Centro de Arte Dos de Mayo de Móstoles; Leandro Erlich en la Fundación Telefónica; la Colección Costantini en la Academia de Bellas Artes... Uno de los platos fuertes será la muestra colectiva «En el ejercicio de las cosas»: reunirá obras de medio centenar de artistas en ocho sedes de la capital. Museos como el Reina Sofía y el Thyssen o CaixaForum Madrid también acogerán interesantes proyectos. Pero no será arte argentino todo lo que reluzca esos días en Madrid. También habrá espacio para el cine, la literatura, el teatro, la música... La cultura argentina es diversa e inagotable.