Muere la actriz María Jesús Valdés
María Jesús Valdés, sobre las tablas en 2002

Muere la actriz María Jesús Valdés

La intérprete ha sido incinerada esta mañana en la intimidad familiar

MADRID Actualizado:

María Jesús Valdés, una de las grandes figuras de la escena española, falleció ayer en su domicilio de Madrid, según han informado sus familiares. Tenía 84 años, y llevaba varios años retirada de los escenarios por problemas de salud. Por deseo expreso de sus hijos y para respetar su voluntad, fue incinerada esta mañana en la intimidad familiar.

“Carta de amor”, un monólogo escrito por Fernando Arrabal y dirigido por Juan Carlos Pérez de la Fuente, fue el último gran éxito de una actriz que destacaba por su naturalidad y por la luminosidad que imprimía a sus personajes. La función, estrenada en un insólito espacio, el Museo Reina Sofía de Madrid, viajó por toda España y se estrenó también en ciudades como París. Era una mujer de una exquisita educación, cariñosa y generosa, y muy querida dentro del mundo de la escena española. María Jesús Valdés nació en Madrid en 1927; tras estudiar interpretación con Carmen Seco y Ricardo Calvo, dio sus primeros pasos profesionales en el Teatro Español Universitario con “El Retablo de las Maravillas”, de Cervantes, y siguó en esta compañía con trabajos como “La prudencia en la mujer”, de Tirso de Molina, y “En Flandes se ha puesto el sol”, de Marquina, ambas con dirección de Modesto Higueras.

Tras trabajar con ella en “Dios con nosotros”, de Vicente Escrivá, Cayetano Luca de Tena le abrió las puertas del Teatro Español, donde llegaría a convertirse en primera actriz y donde estrenó, en octubre de 1949, “Historia de una escalera”, de Antonio Buero Vallejo. En esa misma época participó también en los estrenos de “Los tigres escondidos en la alcoba”, de Jardiel Poncela, y de “La tejedora de sueños”, de Buero Vallejo.

Primera actriz

En 1953 entró, como primera actriz, en la compañía del teatro María Guerrero, bajo la dirección de Alfredo Marqueríe, y un año después creó su propia compañía junto al director José Luis Alonso. Jesús Puente, Alicia Hermida, María Luisa Ponte, Julieta Serrano, Agustín González o Francisco Valladares formaron parte de dicha compañía, donde interpretaría obras de muy distinto índole, desde el “Don Juan Tenorio”, de Zorrilla, hasta “El mensajero”, de Jaime Salom o “Ardelè o la margarita”, de Jean Anouilh. Uno de sus grandes éxitos de esa época fue “Macbeth”, de Shakespeare.

En 1957, tras casarse con Vicente Gil, médico personal de Francisco Franco, dejó los escenarios para dedicarse a su familia. Retomó su carrera de actriz en 1991, once años después de enviudar, impulsada por Adolfo Marsillach y Nuria Espert. Interpretó, en el teatro Bellas Artes de Madrid, “La dama del alba”, de Alejandro Casona, bajo la batuta de Juan Carlos Pérez de la Fuente. Con el director madrileño mantuvo la actriz una relación muy especial, y protagonizó varios de los montajes presentados en el Centro Dramático Nacional durante la etapa de Pérez de la Fuente al frente de la institución: “La casa de Bernarda Alba”, de Lorca (dirigida por Calixto Bieito);

También poesía

"La visita de la vieja dama”, de Dürrenmatt; “Muerte de un viajante”, de Arthur Miller; y la ya mencionada “Carta de amor”. La salud le impidió estrenar, ya fuera del CDN, el monólogo “Óscar o la felicidad de existir”, de Friedrich Dürrenmatt. Con Adolfo Marsillach y Amparo Rivelles recorrió España con un delicioso espectáculo de poesia española, “Una noche con los clásicos”, y participó también en diversas películas, como “Juana La Loca”, de Vicente Aranda, y en series televisivas como “Periodistas”.

Su carrera se ha visto jalonada con diversos galardones, como el Premio Nacional de Teatro, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, el Premio Nacional del Círculo de Escritores, el Premio Nacional de la Crítica, el Premio de la Unión de Actores, el Max y el Mayte de teatro.