El escritor Jesús Laínz
El escritor Jesús Laínz - ABC

Jesús Laínz desmonta el «España nos roba» a través de la historia

El escritor protagoniza la próxima conferencia del Aula Cultura ABC, que se celebrará hoy a las 19:30 en la Sala Bertelsmann de la calle O’Donnell 10 de Madrid

Actualizado:

Jesús Laínz (Santander, 1965) ha dedicado la mayor parte de su vida a estudiar los nacionalismos. «El principal problema político de España es la manipulación de la historia para hacer que muchos españoles quieran abandonar el país», sostiene para explicar su fijación por el asunto. En su último libro, «El privilegio catalán: 300 años de negocio de la burguesía catalana», el escritor dedica su pluma a desmentir uno de los pilares del argumentario independentista catalán, el celebérrimo «España nos roba». Ahora, el autor expondrá esta tesis como protagonista de la próxima conferencia del Aula Cultura ABC, que se celebrará hoy a las 19:30 en la Sala Bertelsmann de la calle O’Donnell 10 de Madrid, en un acto presentado por Fernando García de Cortázar, historiador y director de la Fundación Vocento.

«Es el último escalón de la propaganda separatista, que llegó al mismo tiempo que la crisis económica. Es una de las cuestiones fundamentales que tenemos que desmentir», comenta el autor. «Según la elaboración histórica catalanista, 1714 significó el final de la soberanía catalana y el comienzo de la opresión española. Sin embargo, fue precisamente entonces cuando comenzó la prosperidad de Cataluña, que pronto se destacaría como la región más industrializada de España», continúa. ¿Por qué? Principalmente por la política proteccionista que trajo Felipe V, que dio impulso al sector textil de Cataluña. «Gravaban los productos extranjeros para vender más los propios, a pesar de que los productos franceses e ingleses eran mejores y más baratos».

Laínz señala que estos privilegios se extendieron durante los siglos siguientes, con consecuencias para el resto de España y las colonias, pues el proteccionismo «no deja de ser un muro bidireccional». «Si quieres vender naranjas a Inglaterra no puedes. Valencia fue muy perjudicada por esa política», señala como ejemplo antes de aludir a la independencia cubana. «Una de las razones fundamentales de aquella guerra fue la intransigencia de las entidades patronales catalanas, que no querían perder el monopolio del mercado colonial».

Para concluir, Laínz subraya los privilegios que ganó Cataluña tras la Guerra Civil, beneficiada por la política económica del franquismo: «Junto con el País Vasco, recibió las primeras y mejores estructuras de autopistas y ferrocarriles».