Casco Montefortino de la batalla de las Islas Egadas del 241 a. C
Casco Montefortino de la batalla de las Islas Egadas del 241 a. C - Fundación Náutica RPM

Encuentran los restos de una gran batalla naval entre Roma y Cartago de hace 2.200 años

Los arietes, cascos y ánforas hallados sugieren que la flota cartaginesa usó en la contienda navíos romanos que había capturado antes y que podría haber tirado la carga por la borda en un intento desesperado por escapar de los romanos

Actualizado:

La pugna por Sicilia entre romanos y cartagineses alcanzó su cénit el 10 de marzo del 241 antes de Cristo. En esa fecha tuvo lugar entre ambos bandos la batalla naval cerca del archipiélago de las Egadas, próximo a la isla italiana. Una flota cartaginesa que trataba de de llevar suministros a uno de sus ejércitos en Sicilia fue interceptada y destruida por la marina romana. La victoria fue tan rotunda que la derrotada Cartago se comprometió a no atacar jamás a un aliado de Roma y tuvo que hacer frente a unas indemnizaciones millonarias.

A lo largo de una década, los arqueólogos subacuáticos han estudiado este enclave bélico de hace 2.200 años y han encontrado pistas sobre cómo se pudo haber desarrollado la batalla y han desvelado varios misterios.

Los arietes, cascos y ánforas hallados sugieren Cartago usó para la batalla navíos romanos que había capturado antes y que sus marineros podrían haber tirado la carga de los barcos por la borda en un intento desesperado por escapar de los romanos.

«De los 19 arietes encontrados en el área, creo que once han sido identificados como romanos con toda seguridad», ha afirmado a Live Science William Murray, miembro del equipo de investigadores y profesor de historia griega en la Universidad de Florida del Sur. Además, el diseño de muchos de los cascos hallados corresponde al conocido como Montefortino, muy popular entre los romanos de la época.

Estos dos descubrimientos, el de los arietes romanos y los cascos Montefortino, han planteado un dilema a los arqueólogos. «Lo normal es que los cartagineses, que fueron los que perdieron la batalla, sufrieran el mayor número de bajas y que la mayoría de los arietes pertenecieran a su flota», explica Murray.

Ariete romano
Ariete romano - Fundación Náutica RPM

Salvo que Cartago usara barcos romanos que habían capturado en una batalla naval anterior. Como parece indicar el hecho señalado por este investigador de que Cartago cautivara 93 navíos de la flota romana en una anterior contienda en las Islas Egadas.

En cuanto a los cascos Montefortino, Murray ha apuntado que una posible explicación es que los cartagineses contrataran mercenarios galos e íberos, que solían usar esos diseños, para que tripularan gran parte de los barcos de la flota.

Los arqueólogos también han descubierto varias ánforas dispersas alrededor de los restos de los barcos romanos. Este hecho les ha hecho pensar que fueron arrojados por la borda, ya que, si hubieran caído al agua al almacenarlas en los barcos, deberían haber aparecido en el mismo sitio.

«Da la impresión de que fueron tiradas al mar», ha aseverado este investigador que ha apuntado que, en algún momento de la batalla, los marineros cartagineses pudieron darse cuenta de que su misión no iba a tener éxito y desecharon la carga destinada al ejército en Sicilia en un intento por hacer que sus barcos fueran más ligeros y más rápidos.

El proyecto, que se está llevando a cabo conjuntamente por la Soprintendenza del Mare siciliana y la Fundación Náutica RPM, tiene previsto realizar más investigaciones de campo a lo largo de este año.