Andrés Calamaro
Andrés Calamaro - Paloma Aguilar

Calamaro desmiente en verso que vaya a votar a Vox

«Para los conservadores, soy referente de izquierda» y «para los reaccionarios, soy un loco peligroso», escribe en un poema

MadridActualizado:

El músico argentino nacionalizado español Andrés Calamaro ha desmentido en verso que vaya a votar a Vox. En un poema que ha difundido en parte en su perfil oficial de Facebook y que ABC reproduce aquí íntegro, denuncia la falta de respeto en el debate en las redes sociales y se desmarca con versos en los que dice que «para los conservadores, soy referente de izquierda» y «para los reaccionarios, soy un loco peligroso». «Indiferencia con saña, más allá de mi gobierno, no creo que exista infierno, ni me apura la guadaña», afirma en el poema titulado «Virtudes virtuales»:

Virtudes Virtuales

«Es el debate virtual

El mas áspero de todos

No respeta buenos modos

Ni el respeto general.

La regla es universal

A nadie escapa el hecho

Que opina hasta el berberecho

Y los unicelulares.

Son tendencias populares

escribirlo con despecho

Ocurre que en la pantalla

No existen buenos modales.

Las reglas elementales

De la camorra uruguaya

O las cortes de La Haya.

Comportarse con respeto

Ser agradable y discreto

Códigos universales.

Distinto los celulares

Prescinden del intelecto

lo importante es oponerse

Como forma de hacer ruido

Dar el tiempo por perdido

El problema de exponerse.

Dejar comer y comerse

La manzana del pecado

Importa ser educado

Porque el verbo es asesino

Es lo contrario del vino

Si no hay carne no hay asado

A todos le doy las manos

A sesenta candidatos

Nos quedan los buenos ratos

Discutiendo como hermanos

Contentos como marranos

Revolcándose en la tierra

Como el ternero y la yerra

Si vale la pena cuesta

La palabra descompuesta

De conversación gamberra

Para los conservadores

Soy referente de izquierda

A veces la misma mierda

Tiene distintos olores.

También se fuman las flores

Mejor vistas que el tabaco

Lo triste es que fuman paco

El residuo de la fafa

Es anhelo de piltrafa

Letal como Puerto Hurraco

Para los reaccionarios

Soy un loco peligroso

Porque me banco el acoso

Controles no necesarios

Peligro en los calendarios

Me dan con lo que no tienen

Palabras que no convienen

Salen solas de mi boca

Con alegría carioca

Aunque algunas te envenenen

Bajo mi forma de verlo

Desde mi punto de vista

La patota moralista

No debería temerlo.

No me propuse ofenderlo

Las palabras te atragantan

Y las décimas me encantan

Redondillas y sonetos.

Los oportunos panfletos

A menudo de quebrantan

Que lindo es vivir la vida

Diciendo lo que me gusta

El escarnio no me asusta

Ni la dirección prohibida

Ni la vela derretida

Anuncio de la mañana.

Indiferencia con saña

Mas allá de mi gobierno

No creo que exista infierno

Ni me apura la guadaña»

En un mensaje publicado apenas una hora antes ya se había mostrado sorprendido por haberse convertido por primera vez en su vida en «trending topic» (lo más comentado) en las redes sociales «y por cuestiones de cultura política transversal», por un texto en que parecía decantarse por Vox.

Tras dudar «de la existencia de las tradicionales alas de la derecha y la izquierda», afirmaba que «este es un escenario de bancos y de Bruselas, un mundo globalista que defiende las tradiciones mientras las suprime igualando lo distinto» y aseguraba: «Respeto las diferencias en un momento en que, las diferencias, pesan en el destino de las naciones».

Y añadía: «Queridos amigos, soy residente en Argentina, respeto la democracia pero no voto en España. Estoy en el diálogo y siempre amigable con todos los sectores. No puedo comportarme «como si existiera internet», para mí la política es una cuestión cultural, nunca un motivo de rencillas personales ni furia. Tengo simpatía por hombres y mujeres en todos los sectores. Gracias, Andrés Calamaro».