Amuleto fálico de oro encontrado en la excavación de Los Bañales
Amuleto fálico de oro encontrado en la excavación de Los Bañales - ABC

¿Por qué los antiguos romanos dibujaban penes en las paredes?

En la era romana, el símbolo del falo, que era algo de uso común, significaba buena suerte y se utilizaba para alejar la desgracia

Actualizado:

Acabamos de dibujar una sonrisa en nuestro rostro con esta noticia de que en el siglo II a. C. un grupo de soldados romanos encargados de r eparar partes del Muro de Adriano cincelaron un pene en una de sus paredes. Es más habitual de lo que parecía, además de que estas inscripciones esculpidas por estos soldados nos dan pistas y nos permiten descubrir qué unidades militares estaban involucradas en el trabajo. Pero: ¿por qué tallaban penes?

En la era romana, el símbolo del falo significaba buena suerte y era algo común, según le dijo Mike Collins, uno de los responsables del mantenimiento del Muro de Adriano a «The Guardian». De hecho, ya se han encontrado unos 57 símbolos de este tipo en estas mismas paredes.

Así, en la antigua Roma, dijo, el símbolo del pene se utilizaba para «alejar la desgracia», según le dijo Rob Collins, de la Universidad de Newcastle, a la CNN. Además, estas imágenes adornaban innumerables puertas y muros en todo el Imperio Romano y estaban ampliamente vinculadas al poder y la buena fortuna.

Este grafiti concretamente se encontro entre otros descubiertos anteriormente y se cree que fue hecho por los trabajadores que estaban extrayendo piedra para reparar el muro. En la época romana niños y adultos llevaban amuletos con forma de penes voladores, llamados fascinum, con el que se conjuraban para evitar la enfermedad.

Este verano, precisamente, en Aragón, el yacimiento de Los Bañales, salió a la luz un amuleto fálico de oro de la época tardo imperial (siglos I o II d.C). Y nuevamente se volvió a la misma explicación: la figura es un amuleto contra el mal de ojo debido a la combinación del pene y un puño cerrado, «símbolo de la buena suerte», apuntaba el director de la excavación y del proyecto pedagógico de Los Bañales, Javier Andreu.