Recreación de la sonda New Horizons acercándose al pequeño Plutón
Recreación de la sonda New Horizons acercándose al pequeño Plutón - nasa
exploración espacial

Llegó el momento de que la sonda New Horizons despierte en su viaje hacia Plutón

Está previsto que la nave lanzada por la Nasa hace 9 años, salga de su estado de hibernación y comience a enviar datos de su largo viaje hacia el «planeta» más pequeño del sistema solar

a carra.
Actualizado:

La nave espacial New Horizons, lanzada por la NASA en 2006, debería haber despertado este pasado sábado, 6 de diciembre, a las 8:00 GMT, a más de 2.900 millones de kilómetros de la Tierra. El objetivo de la sonda es el pequeño Plutón, el único «planeta» que aú no ha sido visitado por una nave terrestre. Si todo sale bien, New Horizons habrá enviado ya un mensaje de que todo está correcto.

Desde su lanzamiento en enero de 2006, New Horizons ha pasado 1.873 días en hibernación -alrededor de dos tercios de su tiempo de vuelo- repartidos en 18 períodos de hibernación separados desde mediados de 2007 a finales de 2014. Durante su largo vuelo a los confines del sistema solar, los operadores la despertaron poco más de dos veces al año para revisar los sistemas críticos, calibrar instrumentos, recopilar datos científicos, ensayar actividades para el encuentro con Plutón y realizar correcciones de rumbo cuando era necesario.

Frente a Plutón, en enero

Tras la puesta a punto de todos los sistemas, que le llevará en torno a cinco semanas, las observaciones distantes del sistema de Plutón comenzarán el 15 de enero y continuarán hasta finales de julio de 2015; con el enfoque más cercano a Plutón el 14 de julio.

El debate sobre si Plutón es un planeta aún continúa. La Unión Internacional Astronómica lo cataloga de «planeta enano» y las imágenes que la sonda enviará serán las de un lugar extremadamente hostil, con temperaturas de 230 grados centígrados bajo cero, capaces de congelar -cuando está más alejado del Sol- el nitrógeno, el metano y el monóxido de carbomo presentes en su atmósfera, bombardeada por los rayos cósmicos desde hace más de cuatro mil millones de años.