El próximo destino después de Plutón: una roca del tamaño de Manhattan
Recreación de la New Horizons acercándose a un objeto del cinturón de Kuiper - JHUAPL/SwRI

El próximo destino después de Plutón: una roca del tamaño de Manhattan

El telescopio Hubble busca un pequeño objeto en el cinturón de Kuiper a donde dirigir la sonda New Horizons después de su visita al planeta enano en 2015

Actualizado:

El fantástico telescopio espacial Hubble, autor de algunas de las imágenes más bellas e impactantes del espacio que jamás hayamos visto, buscará un nuevo destino adonde dirigir la nave espacial New Horizons después de que sobrevuele Plutón en julio de 2015. Ese nuevo mundo orbitará en el cinturón de Kuiper, un vasto campo de escombros que quedaron de la formación del Sistema Solar hace 4.600 años. Será como buscar una aguja en un pajar, aseguran los responsables de proyecto, porque probablemente este cuerpo tendrá un tamaño no más grande que la isla de Manhattan y será negro como el carbón.

En concreto, los ojos del telescopio escanearán una pequeña área del cielo en la dirección de la constelación de Sagitario. El cinturón de Kuiper nunca se ha visto de cerca, porque está muy lejos del Sol, hasta una distancia de 5.000 millones de millas en una frontera de nuestro sistema nunca antes visitada.

El Hubble deberá discriminar entre los objetos del cinturón y el desorden de las estrellas de fondo en Sagitario. Si las observaciones de ensayo dan resultado y se identifican al menos dos objetos, se demostrará estadísticamente que el telescopio tiene la capacidad de encontrar un mundo adecuado para que New Horizons pueda visitarlo. En ese momento, la búsqueda continuará a través de un campo de visión de aproximadamente el tamaño angular de la Luna llena.

Una aguja en un pajar

Aunque el Hubble es lo suficientemente potente como para ver las galaxias más lejana, la búsqueda de un objeto del cinturón de Kuiper es un reto que puede compararse con la búsqueda de una aguja en un pajar, según indican desde el Instituto Científico del Telescopio Espacial, en Baltimore (Maryland, EE.UU.). El típico cuerpo del cinturón a lo largo de la trayectoria de la New Horizons puede ser no más grande que la isla de Manhattan y tan negro como el carbón.

Incluso antes del lanzamiento de New Horizons en 2006, el Hubble ha proporcionado un apoyo constante a esta misión al borde del Sistema Solar. Fue utilizado para descubrir cuatro pequeñas lunas que orbitan Plutón y su compañera, la gigantesca Caronte. También ha ayudado a observar los anillos de polvo potencialmente peligrosos alrededor del planeta enano, y ha hecho un mapa detallado de su superficie.

Además de la exploración de Plutón, recientes observaciones del Hubble han descubierto un nuevo satélite alrededor de Neptuno, ha sondeado las magnetosferas de los planetas gaseosos gigantes, ha encontrado evidencias de océanos en la luna Europa, y ha descubierto extraños asteroides que se desintegran ante nuestros ojos. Además, el Hubble ha apoyado numerosas misiones de la NASA en Marte mediante el control de los cambios atmosféricos del Planeta rojo.

«La búsqueda planificada para un objetivo adecuado para la New Horizons demuestra una vez más cómo el Hubble está siendo utilizado de manera efectiva para apoyar la exploración del Sistema Solar», afirma Matt Mountain, del organismo de Baltimore.