Bruno Rodríguez, este viernes ante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York
Bruno Rodríguez, este viernes ante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York - Reuters

El régimen cubano niega que esté detrás de los «ataques acústicos» contra diplomáticos

«Cuba jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esa naturaleza», ha asegurado el canciller en la ONU

Nueva YorkActualizado:

El régimen cubano ha negado este viernes en Naciones Unidas que exista hasta el momento «evidencia alguna» que confirme las denuncias sobre un supuesto «ataque acústico» sufrido por diplomáticos estadounidenses destinados en la isla. «Cubajamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esa naturaleza», afirmó el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, al participar en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. El canciller cubano sostuvo que sería «lamentable» si este asunto «se politiza», informan Efe y Reuters.

El pasado 17 de septiembre, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, denunció que su país estudia cerrar su embajada en La Habana como respuesta a ese supuesto «ataque acústico», que ocurrió a finales del año pasado. Según Tillerson, esas acciones han provocado problemas de salud a una veintena de estadounidenses, en su mayoría diplomáticos. Informes médicos hablan de lesión cerebral traumática leve y pérdida de audición. También se han visto afectados ciudadanos de Canadá, según las autoridades de ese país.

«Sería lamentable que se politice un asunto de la naturaleza descrita»

Al aludir a esas denuncias, Rodríguez aseguró que el Gobierno de La Habana «cumple con todo rigor y seriedad sus obligaciones» con la Convención de Viena en lo referido a la protección de la integridad de «todos los diplomáticos sin excepción», incluyendo los de Estados Unidos. El ministro negó esos hechos y aseguró que «ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito». El canciller aseguró que las más altas autoridades cubanas han ordenado que se investigue este misterioso episodio, que amenaza la frágil distensión entre dos países enemigos durante la Guerra Fría.

También a familiares

Rodríguez aseguró que, de acuerdo con las investigaciones realizadas, las autoridades cubanas «hasta el momento no cuentan con evidencia alguna» que confirme las causas ni el origen de las afecciones a la salud que han sido registradas por los diplomáticos estadounidenses y sus familiares. Esas pesquisas tuvieron en cuenta «datos aportados» por EE.UU., indicó el canciller cubano, y dijo que la investigación sigue su curso y para ello será necesaria una «efectiva cooperación» de las autoridades estadounidenses. «Sería lamentable que se politice un asunto de la naturaleza descrita», insistió Rodríguez.