Jolie conversa con una mujer iraquí en un campo derefugiados cerca de Damasco, en 2009
Jolie conversa con una mujer iraquí en un campo derefugiados cerca de Damasco, en 2009 - EFE

Angelina Jolie, una vida dedicada a labores humanitarias

Desde 2001, la actriz ha colaborado activamente en múltiples misiones para ayudar a los más desfavorecidos

Actualizado:

Desde el sábado por la noche, el Oscar que Angelina Jolie recibió en 1999 en la categoría de Mejor Actriz de Reparto por «Inocencia Interrumpida» cuenta con un nuevo compañero. La actriz fue galardonada con el Oscar honorífico por su labor humanitaria en la quinta entrega de los Governors Awards en Hollywood. La figura dorada más deseada del cine amplía el amplio repertorio de premios que ha recibido la actriz a lo largo de su carrera –entre ellos tres Globos de Oro y dos premios SAG–.

Durante la ceremonia de entrega, Jolie reconoció que fue a raíz de sus viajes «cuando he comprendido la responsabilidad que tenía hacia los otros». Y es que la californiana con los ojos más envidiados de Hollywood cuenta con un extenso recorrido en lo que a labor humanitaria se refiere. De hecho, desde el año pasado es enviada especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados –ACNUR–, un cargo para el que ha realizado más de cuarenta misiones alrededor de todo el mundo.

Todo comenzó a raíz de «Tom Raider»

Angelina Jolie comenzó su colaboración con ACNUR hace más de diez años. La propia actriz ha confesado que su interés por la pobreza mundial surgió a raíz de su visita a Camboya para rodar la primera parte de la película «Tom Raider», cuando se dio cuenta de las grandes penurias que sufría la población. En 2001, la californiana llevó a cabo su primer viaje humanitario a Sierra Leona y Tanzania, destinos a los que siguió un regreso a Camboya y una visita a Pakistán, donde donó más de 740.000 euros para los más desfavorecidos. Precisamente en ese mismo año, ACNUR concedió su primer reconocimiento público a la mujer de Brad Pitt nombrándola Embajadora de Buena Voluntad.

«No me siento diferente a los demás»A pesar de ser consciente de la gran labor de publicidad que su imagen representa para ACNUR, la actriz nunca ha querido ser protagonista de tratos de favor por parte del Alto Comisionado. Siempre se ha negado a que este organismo le sufragara los gastos de sus viajes –que paga de su propio bolsillo– y comparte las precarias condiciones de vida del lugar al que viaja. «No me siento diferente a las demás personas. Creo que todos queremos justicia e igualdad», afirmó la actriz en una de sus intervenciones ante la prensa.

Viajes alrededor de todo el mundo

Desde que Angelina Jolie tomó conciencia del grave problema humanitario que viven ciertos países, la actriz no ha dejado de viajar por todo el mundo. Entre las fronteras que ha cruzado Jolie están Tailandia, Kosovo, Pakistán –donde conocióo al presidente Musharraf y volvió de mano de Brad Pitt el Día de Acción de Gracias de 2005– o el norte del Cáucaso. También Ecuador, un país que le sirvió a la protagonista de «Sr. y Sra. Smith» para recordar que el «hemisferio occidentar también sufre graves crisis humanitarias».

África fue asimismo lugar de destino para las misiones de la actriz, que ha colaborado con Sudán, Kenia, Jordania o Egipto. Sus viajes también han incluido su país de origen como punto clave para ACNUR. Visitó Arizona en el que fue su primer viaje bajo la bandera del Alto Comisionado, aunque luego ha participado con regularidad en el Día Mundial de los Refugiados en Washington., lugar donde comenzó a ver aumentar poco a poco el interés humanitario en la capital estadounidense gracias a su labor.

Algo más al sur, en Haití, la actriz quiso comprobar en persona los desastres que había causado el terremoto de enero de 2010. Lo hizo acompañada de su marido, el también actor Brad Pitt, donde pidió a los responsables de Aldeas Infantiles SOS que trasladasen a la sociedad el mensaje de que ése no era el momento de impulsar las adopciones de niños.

Ella es madre de tres niños adoptados: Maddox Chivan, Pax Thien y Zahara Marley, todos acogidos antes de que decidiera dar el paso y tener sus propios hijos biológicos. Y es que Jolie siempre ha sentido especial sensibilidad hacia la situación de los niños. En 2006, la actriz anunció la fundación del Centro Nacional para los Refugiados y los Niños Inmigrantes, y poco a poco las instituciones fueron reconociendo su importantísimo trabajo. Entre los premios que ha recibido por su labor humanitaria se encuentra el de la United Nations Correspondents Association, el Premio Libertad o incluso la ciudadanía camboyana de mano del rey de Camboya –Norodom Sihamoní– por sus esfuerzos para la conservación del país.