El huracán «Sandy» es uno de los muchos que ha azotado Estados Unidos en los últimos años
El huracán «Sandy» es uno de los muchos que ha azotado Estados Unidos en los últimos años - EFE

Aseguradoras: agujero de 135.00 millones por los desastres naturales

Se trata de la cantidad más elevada a la que ha tenido que hacer frente esta industria en toda su historia

MADRIDActualizado:

El cambio climático está teniendo ya un tremendo impacto económico aunque algunos aún duden de su existencia y se nieguen a firmar acuerdos internacionales de lucha contra él, como es el caso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Lo que es una evidencia es que el clima se está extremando, en el sentido de que cada vez hace más frío o más calor en determinadas zonas del mundo, lo que está provocando a su vez que el viento en el Ártico sea cada vez más caliente y eso genera que haya más catástrofes naturales, como los huracanes o las inundaciones.

La cuestión es que las compañías aseguradoras están empezando a notar de primera mano los efectos económicos de estos desastres. En 2017 pagaron en primas por catástrofes 135.000 millones de dólares, la cantidad más alta en toda su historia. En total las pérdidas, incluidas las primas de las aseguradoras, alcanzaron los 330.000 millones de dólares, el segundo montante más elevado de la historia por desastres naturales. El año más «doloso» por pérdidas económicas derivadas de este tipo de fenómenos fue 2011, cuando se produjo el terremoto Tohoku en Japón, que provocó unas pérdidas totales valoradas en 354.000 millones de dólares, según datos de Munich Re.

Estados Unidos acapara el 50% del total de las pérdidas provocadas por los fenómenos meteorológicos extremos en el mundo

Una de las conclusiones que arrojan todos estos datos es que hay déficit en materia de seguros ya que solo estaban cubiertos el 41% de los riesgos, que es equivalene a los 135.000 millones de dólares mencionados.

Torsten Jeworrek, responsable del negocio global de reaseguros de Munich Re, ha asegurado que «las catástrofes naturales extremas de este año ponen de manifiesto la importancia de los seguros para absorber las pérdidas financieras que provocan estos desastres. Y, además, lo que es preocupante es que los expertos aseguran que los fenómenos meteorológicos extremos como huracanes o inundaciones severas se producirán con más frecuencia en el futuro fruto del cambio climático».

Los datos son irrefutables. Según Munich Re, los 330.000 millones de dólares de daños totales son el doble que hace diez años. El año pasado, según las estadísticas de Munich Re, se produjeron 710 catástrofes naturales, una cifra sensiblemente superior a la media de 605.

En términos de pérdidas de vidas humanas la cifra asciende a 10.000, ligeramente superior a la registrada en 2016 pero mucho más baja que la media de los últimos diez años, que es de 60.000.

Loos expertos aseguran que los fenómenos meteorológicos extremosse producirán con más frecuencia en el futuro fruto del cambio climático

Otro de datos que llaman la atención del informe anual de la compañía reaseguradora alemana es que los desastres no han afectado a todas las regiones del mundo por igual, sino que ha habido zonas especialmente perjudicadas, como es el caso de Estados Unidos, que tiene el triste mérito de acaparar el 50% de las pérdidas de todo el mundo y si se considera América del Norte el porcentaje se eleva al 83%.

En el caso de Europa el dato destacado fueron las bajas temperaturas de abril, que causaron miles de millones de pérdidas para los agricultores en unos cultivos que estaban ya muy desarrollados por la suave primavera anterior. En este caso las pérdidas totales alcanzaron los 3.600 millones de dólares, de los que solo 650 millones estaban asegurados, por lo que el impacto económico fue grande.

Las indemnizaciones en España

Las indemnizaciones por daños materiales causados por las tempestades ciclónicas en España ascendieron a 877,27 millones de euros entre noviembre de 2005 y febrero de 2017, según el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Las indemnizaciones más altas durante el mencionado periodo correspondieron al huracán Klaus, que en septiembre de 2009 provocó 265.236 siniestros en las costas del Norte y de Levante. Requirieron un desembolso de 549,52 millones de euros. También precisaron de indemnización el huracán Delta en noviembre de 2005, con un importe de 98,26 millones; el Kurt en febrero de 2017, con 71,90 millones; y el Xynthia, en febrero de 2010, con 57,59 millones.