Cospedal inauguró la muestra este lunes en el Museo de Santa Cruz de Toledo
Cospedal inauguró la muestra este lunes en el Museo de Santa Cruz de Toledo - ana Pérez herrera
cultura

«El Greco: arte y oficio» abre este martes sus puertas al público en el Santa Cruz

La presidenta regional, María Dolores de Cospedal, inauguró la muestra que pretende reeditar el éxito de «El griego de Toledo»

Actualizado:

El Greco vuelve a llenar desde este martes el Museo de Santa Cruz de Toledo por los cuatro costados con una nueva exposición. Otro concepto, pero igual de sorprendente que la ya mítica «El Griego de Toledo», con la que se batieron todos los récords. «El Greco: arte y oficio» es una muestra imprescindible para terminar de conocer al pintor, como dijo este lunes la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que fue la encargada de inaugurar la exposición con la que se seguirá descubriendo al Greco en Toledo, la ciudad a la que estuvo tan unido el genial artista, con un total 92 obras llegadas de 27 ciudades distintas de España, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, México, República Checa o Suiza. [FOTOGALERÍA: La muestra, en imágenes]

Se trata de la última gran exposición del año en que se conmemora el cuarto centenario de la muerte del Greco, que estará abierta hasta el 9 de diciembre y que, aunque llega precedida del impresionante éxito de la anterior celebrada entre marzo y junio, ha suscitado un gran interés. La inmersión en el gran universo creativo y productivo del Greco junto con la posibilidad de contemplar por primera vez obras más desconocidas o juntar los cuatro apostolados y los grabados por primera vez es una oportunidad única.

Cospedal y el presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón, acompañados, entre otros, por el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page; el presidente de las Cortes, Vicente Tirado; el delegado del Gobierno, Jesús Labrador y numerosas autoridades, fueron los primeros en recorrer ayer las salas del Santa Cruz y conocer los entresijos de la muestra gracias a las explicaciones de la comisaria de la exposición es Leticia Ruiz, jefa del Departamento de Pintura Española anterior a 1700 del Museo del Prado y gran experta en la obra del cretense. También asistió a la inauguración la embajadora de México en España, Roberta Lajou. Y es que varias obras han viajado hasta Toledo desde México para formar parte de esta exposición, entre ellas «La Adoración de los Reyes Magos» y «La Magdalena», ambas de la colección Museo Soumaya.

Durante la inauguración, Cospedal aseguró que «no se puede terminar de conocer al Greco sin venir a ver la exposición» y se mostró convencida de que tendrá «tanto éxito» como «El griego de Toledo», que estuvo abierta en primavera en el mismo Museo de Santa Cruz y contabilizó más de un millón de visitas en sus seis espacios. La presidenta tiene intención de dejarse la piel para promocionar la muestra y, por ello, recomendó a todos los españoles y viajeros que acuden a Toledo que visiten esta exposición que descubre cómo se trabajaba en el taller del Greco y cómo fue la evolución del pintor. «Los que se acerquen al Museo de Santa Cruz podrán ver «cómo se pintaba o cómo eran los talleres de pintura en aquella época», además de poder observar también «la evolución de uno de los genios de la pintura de todos los tiempos», explicó Cospedal.

Entre las piezas que se exhiben en el Santa Cruz, el restaurador del Museo del Prado, Rafael Alonso, destacó a ABC que, por primera vez, se reúnen los únicos cuatro dibujos que se conservan del pintor cretense. Vienen desde Lausana, dos de ellos, Múnich y la Biblioteca Nacional de Madrid. Alonso, que ha restaurado más de 90 obras del Greco, ha estado trabajando en el montaje de esta muestra durante las últimas tres semanas, y recomienda su visita, sin ninguna duda. «La muestra es una gran aportación al conocimiento del Greco y acerca el artista a la gente», afirmó el experto que recomienda también realizar la comparación entre dos apostolados, enfrentados en una sala para poder estudiarlos. La exposición enfrenta al que se exhibe en el Museo de Oviedo con el llamado de Almadrones, provincia de Guadalajara, que se dispersó en la Guerra Civil y del que solo se conservan nueve obras (cuatro vienen del Prado y cinco de Estados Unidos).

También destaca Rafael Alonso obras que nunca se habían visto en Toledo como la Despedida de Cristo y su madre, que viene desde Chicago y es muy poco conocida, o la Adoración de los Reyes Magos que viene de México.

El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, también se mostró muy ilusionado con la repercusión que tendrá esta nueva exposición que «tiene el reto de estar a la altura de la anterior». Destacó, en declaraciones a ABC, el montaje y le auguró «un gran éxito». De hecho, calcula que «vamos a terminar el año entre tres y tres millones y medio de visitante, con una promoción en el extranjero descomunal».

«El Greco: arte y oficio» conduce al visitante de la mano por su genialidad, por el modo en el que plasmaba lo que era de su interés, cómo lo representaba en sus trazos y cómo, a través de bocetos o repeticiones, nos traslada por cromatismos geniales que nos hacen, incluso, descubrir colores nuevos.

El título de la muestra procede de la frase con la que el hijo del deán de la Catedral de Toledo presentó al Greco cuando este llegó en 1577: Luis de Castilla, hijo del deán (Diego de Castilla), justificó la contratación del artista por ser un pintor «eminente en su arte y oficio».

El objetivo de la exposición es mostrar cómo funcionaba el taller del Greco y cómo el pintor gestionaba sus obras y los diferentes encargos que recibía. «El Greco: arte y oficio» tiene como sedes asociadas la Catedral Primada y el Museo del Greco

En esta nueva exposición se muestra cómo el pintor gestaba sus obras, y reúne una parte de las obras que se realizaron en su taller, que creó para «dar salida comercial a buena parte de los encargos de una numerosa y heterogénea clientela para hacer rentable su arte».

De estas noventa y dos obras que formarán parte de esta nueva exposición, setenta «grecos», seis cuadros de Jorge Manuel, y el resto del taller y de pintores como Orrente y Tristán. Se pueden ver por primera vez los cuatro dibujos que se conocen del Greco, dos de los cuáles regresan a España desde Lausana.

Así, se muestra «Despedida de Cristo y su madre», una obra del cretense que sorprende por su temática y que viajará desde Chicago, así como un «San José», atribuido recientemente al Greco y que se encuentra en Londres.

A Toledo han llegado también el Apostolado del Marqués de San Feliz, de la colección del Museo Nacional de Escultura de Valladolid en depósito en el Museo de Bellas Artes de Asturias de Oviedo y el conocido como Apostolado de Almadrones, del que se conservan nueve obras dispersas tras la Guerra Civil por diferentes países y que se volverán a reunir. A ellos hay que sumar los de la Catedral de Toledo y el Museo del Greco, que serán sedes asociadas a la muestra. Se trata de reeditar el éxito que supuso los espacios grecos, el descubrir también al Greco por las calles de la ciudad.

En definitiva, una exposición que permitirá descubrir la forma de trabajar del Greco y que sorprenderá por la calidad de las obras expuestas todo ello acompañado de un espectacular montaje audiovisual en cuatro pantallas que introduce al visitante en una serie de claves sobre las técnicas de trabajo del artista y su taller, sobre la trayectoria desde Creta a Toledo, y sobre su legado artístico.