La cara sonriente de Zuckerberg contrasta con la seriedad mostrada por el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani
La cara sonriente de Zuckerberg contrasta con la seriedad mostrada por el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani - AFP

FacebookLos dos lados de Zuckerberg: de la cara desencajada en EE.UU. a la amplia sonrisa en Europa

Las comparecencias del creador de Facebook ante el Congreso y el Senado estadounidenses el pasado mes de abril poco han tenido que ver con la celebrada este martes ante el Parlamento Europeo

MADRIDActualizado:

Desde el principio de la comparecencia de Mark Zuckerberg este martes ante el Parlamento Europeo se notaron las diferencias con respecto a su intervención ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos. el pasado 13 de abril: el creador de Facebook se mostró mucho más relajado en nuestro continente que en su propio país y las respuestas no se salieron del guión o, simplemente, se evitaron. Una situación que contrastó con la vivida hace algo más de un mes ante los políticos estadounidenses, que exigieron respuestas inmediatas dejando a Zuckerberg paralizado gracias a las diferencias en tono, formato, tiempo y número de «adversarios» a los que tuvo que enfrentarse por ganar la batalla de la credibilidad perdida.

Del nerviosismo a la templanza

Zuckerberg entró en la Eurocámara con una sonrisa que mantuvo incluso en el saludo con Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, mucho más sobrio y serio en las formas. La seguridad del creador de Facebook en Europa contrastó con la mostrada en EE.UU. hace algo más de un mes, quizá también alentada por la actitud mostrada por los europarlamentarios: aunque sus preguntas fueron más directas, el tono de sus intervenciones registró una menor crispación que la de sus homólogos estadounidenses.

De cinco horas a 90 minutos

El tiempo fue otra de las diferencias más acusadas entre la comparecencia de Zuckerberg ante el Parlamento Europeo y su intervención en EE.UU. Mientras que en su país de origen llegó hasta las cinco horas de presencia ante el Congreso, en Europa tan solo permaneció hora y media, con apenas cinco minutos previos de alegato inicial y quince minutos para contestar a toda la batería de preguntas lanzadas por los presidentes de los grupos políticos europeos.

Un formato limitado

El modelo de reunión al que el creador de Facebook se enfrentó ayer en nuestro continente distó mucho del americano: mientras que en EE.UU. había turnos intercalados de preguntas y respuestas con posibilidad de réplica, en Europa Zuckerberg contestó a todos los requerimientos al final, lo que le dio la oportunidad de elegir los aspectos que él mismo consideró más relevantes, como sus esfuerzos por evitar el contenido inapropiado. Este hecho propició que muchas cuestiones quedasen en el aire, como el cruce de datos con sus otras compañías ( WhatsApp e Instagram, fundamentalmente), la idea de monopolio que planea sobre Facebook o su ambigüedad con respecto a la nueva normativa europea de protección de datos. Zuckerberg contestó con un lacónico «sí» al requerimiento de Tajani para contestar a todas estas preguntas por escrito más adelante.

De un centenar de políticos a una docena

Además del tiempo y del formato, en Europa Zuckerberg jugó con la ventaja de encararse a apenas una decena de eurodiputados, superados ampliamente en número por los senadores y congresistas a los que hizo frente el pasado mes de abril en una cita, a todas luces, mucho más dura que la vivida este martes en el Parlamento Europeo.