InTempo, la leyenda del rascacielos que no tenía ascensores
InTempo, la leyenda del rascacielos que no tenía ascensores - abc

InTempo, la leyenda del rascacielos que no tenía ascensores

Numerosos medios se hacen eco de un rumor que asegura que los diseñadores de una torre de Benidorm no incluyeron elevadores en sus planos

Actualizado:

Durante el boom inmobiliario que vivió España desde los años 90, Benidorm se convirtió en la localidad española con más rascacielos en su territorio. Durante varios años, cada nuevo edificio que se levantaba se hacía el título de inmueble más alto de la ciudad.

El último en sumarse a esa carrera es InTempo, un coloso formado por dos torres unidas en su parte superior de 47 plantas y unos 200 metros de altura. Destinado a convertirse en el edificio más alto de Benidorm y el quinto rascacielos más alto de España, su construcción ha sufrido numerosos contratiempos debido al desplome de la economía española.

Sin embargo, en las últimas semanas InTempo ha saltado a la fama porque, supuestamente, sus diseñadores olvidaron incluir los huecos para los ascensores cuando dibujaron los planos del edificio.

A pesar de que es prácticamente imposible un despiste como este ocurra, el rumor se extendió rápidamente por la red. Tanto, que algunos conocidos blogs, como «ALT 1040» o la edición estadounidense de «Gizmodo», y medios como La Sexta, el portal RT o el “Daily Mail” se hicieron rápidamente de esta extraña noticia.

Según cuenta Álvaro Ibáñez en el blog «Microsiervos», todo se inició con una errónea interpretación de un párrafo de un reportaje sobre los problemas que ha sufrido la construcción de este edificio publicado por el diario “El País”. En concreto, la noticia señalaba que el diseño original del edificio no había contemplado unos espacios suficientemente grandes en su azotea como para albergar los motores de unos elevadores capaces de recorrer toda la altura del rascacielos.

La realidad es que el edificio contará con once ascensores cuando esté finalizado. Algunos de ellos, como el que mostraba el pasado mes de abril el blog «De vacaciones y puentes», pueden subir hasta el piso 45 en poco más de un minuto.

Casi concluido, pero con apenas un 40 por ciento de las viviendas que lo forman vendidas, esta repentina popularidad ha funcionado como una impagable publicidad para este inmenso rascacielos que desde diciembre del pasado forma parte de los activos de la Sareb.