Detalle de un prototipo de la compañía coreana
Detalle de un prototipo de la compañía coreana - Samsung Display

La mentira (por ahora) del móvil flexible

En la búsqueda de nuevos materiales y diseños para el campo de los dispositivos móviles, Samsung continúa explorando las posibilidades de un terminal cuyas pantallas puedan doblarse pero, tras meses de especulaciones, su presentación no verá la luz antes de 2019

MADRIDActualizado:

Es el cuento de nunca acabar. En esa interminable búsqueda de la próxima gran revolución tecnológica la industria de la telefonía móvil tiene un problema. Y de los gordos. No hay grandes cambios desde hace mucho tiempo. El «smartphone» ya es una mercancía más dentro del ecosistema de productos. Ha dejado de ser un producto accesible para unos pocos para estar al alcance de casi todos los espectros sociales.

Pero siempre hay algo en lo que innovar. Los grandes fabricantes como Samsung y Apple son los que cortan el bacalao en la industria desde hace mucho tiempo, aunque han visto perder impacto. Y aspira a modificar, en parte, la forma en la que se entiende un teléfono. Ya sea por fuera como por dentro, en donde la curva de evolución ha continuado, sí, pero a base de ampliar guarismos.

Los números son fríos y, en la gran mayoría de veces, no dicen mucho. ¿De verdad una persona corriente se fija en si su móvil tiene 2, 3 o 4 GB de memoria RAM o que el procesador que alberga funciona a una velocidad mayor que otro modelo de la competencia? Son aspectos necesarios para comprender el rendimiento de un aparato, pero otros factores como la experiencia de uso diferencia unos de otros. Y es ahí donde entra uno de los grandes desafíos de la industria en estos momentos, al margen de mejorar las capacidades de las baterías utilizadas, que no han presentado prácticamente cambios desde hace mucho tiempo.

En esa búsqueda por la novedad las pantallas flexibles se han convertido en un reclamo. Existen patentes registradas, pero la investigación sobre nuevos formatos continúa. Uno de los más interesados en hacer posible este ingenio es Samsung. Pero las especulaciones acerca de que estaba trabajando en un móvil plegable mediante paneles flexibles tal vez no han estado muy acertadas.

Cada dos por tres suena que la firma surcoreana tiene previsto lanzar un terminal de estas características. Pero nunca llega a consumarse, pese a que en muchas ferias de tecnología muestran algunas virtudes de estos paneles en numerosas demostraciones. Incluso las tecnologías aplicadas y la exploración de nuevos materiales han dado paso a la capacidad de enrollarse como las persianas.

Nada más lejos de la realidad. Queda todavía lejos el momento en que se logre comercializar e integrar un móvil de estas cualidades, que representaría un paso en comparación a los dispositivos de hace quince años pero con la potencia técnica actual. Se decía hace tres años que estaba prácticamente listo. No fue posible. Se habló que el pasado año llegaría a tiempo. Tampoco. Ni las informaciones que apuntaban que esta innovación de la firma surcoreana llegaría en 2017 han estado acertadas.

Por contra, nuevos informes recientes a los que ha tenido acceso el medio local «Korea Herald» citando fuentes de Samsung Display -división de pantallas de la multinacional- apuntan que Samsung quiere que sus teléfonos plegables estén listos en 2018 para enviarlos al mercado no antes de 2019. ¿Están perfeccionando sus capacidades? El riesgo se paga con creces. Cuando un producto no satisface las necesidades del consumidor o presenta fallos la imagen de marca se resiente, y en esta batalla en la que también han presentado sus armas otras firmas como LG o Sony no hay espacio para bajar la guardia.

Samsung tiene aún muchos rétos técnicos a solventar, y más después de seducir con la presentación del Galaxy S8 y la era de los móviles sin marcos. «Debido a que las pantallas sin marcos se venden actualmente bien, todavía tenemos tiempo suficiente para desarrollar una pantalla plegable que puedan funcionar tanto en smartphones y tabletas en algún momento desde ese año o el próximo», apunta Kim Tae-Woong, responsable de ingeniería de Samsung Display, en la feria Display TechSalon celebrada en Seúl.

En esa línea Chung Won-seok, analista de la firma HI Investment & Securities, ha manifestado que Samsung espera comercializar teléfonos plegables en 2019 porque la empresa «no necesita vender el nuevo hardware porque ya está disfrutando 20% de los beneficios con pantalla sin biseles». Los avances técnicos actuales parecen indicar que en algún momento este concepto de móvil plegable se manifestará, pero por ahora sigue siendo una quimera.