Las claves del nuevo Android 5.0 Lollipop

La plataforma de Google introduce un nuevo diseño, con una estética minimalista y simple, mejora la parte de multiusuario y da un avance de la multitarea

Actualizado:

El objetivo es unificar la experiencia bajo una misma plataforma. Android 5.0 Lollipop, nueva actualización del sistema operativo móvil de Google, ha desembarcado en los primeros dispositivos móviles. Además de la gama Nexus, en donde por tradición suelen llegar antes las actualizaciones, también los usuarios de Moto X y HTC One tendrán oportunidad de instalarla. [ Lista de los teléfonos que reciben Android 5.0]

Esta nueva versión incluye importantes novedades. En primer lugar, el diseño de la interfaz Material Design -la gran novedad- y de los contenidos es más minimalista que de costumbre. Todo desde una estética simple y sencilla, en donde los programas básicos aparecen sin confusión alguna.

Otra de las novedades es el nuevo panel de notificaciones, que incluye más funciones, y se incluye por primera vez la opción multiusuario, un aspecto muy interesante sobre todo para las tabletas, un dispositivo utilizado habitualmente por varios miembros de una familia. Se pueden ajustar las opciones para recibir sólo notificaciones de algunas personas. También se introduce una característica que se echaba en falta: poder contestar a notificaciones desde la pantalla de bloqueo.

Ese movimiento, propio de los sistemas operativos de ordenador, busca una mayor privacidad y flexibilidad. En ese sentido, la irrupción de los dispositivos «wearables» -vestibles, en español- ha marcado un antes y un después en los nuevos dispositivos. Pensando en ello, Google ha introducido una nueva característica capaz de desbloquear los móviles mediante esta nueva tecnología inteligente. Así, los usuarios de Android Wear son capaz de acceder al terminal sin la necesidad de introducir una contraseña.

La seguridad también entra por la puerta grande en la nueva plataforma. Configurar los parámetros de seguridad es más simple simplicidad y la compañía asegura que cuenta con cifrado automático, es decir, una opción que viene por defecto.

Además, y en aras de mejorar el rendimiento (Google promete una mejor experiencia), se da soporte a procesadores de arquitectura 64 bits, tal y como consigue por ejemplo terminales que incorporan una platafomra rival como es el caso del iPhone 6. Precisamente, se ha mejorado la función para migrar contenidos de un terminal a otro en un claro movimiento para luchar contra la gran fragmentación de Android. Aunque eso sí, presumiblemente, los fabricantes, como de costumbre, adaptarán esta plataforma a sus propios diseños.

Algunas aplicaciones se han modificados. Por ejemplo, el calendario, la cuenta de correo Gmail y los contactos ahora lucen de un diseño nuevo. Gran novedad es el recomiciento de voz «OK, Google», gracias a la experiencia cosechada con el Moto X. Es capaz de ejecutarse con solo pronunciar la citada frase. Muy útil.

Otra de las grandes novedades anunciadas a bombo y platillo era la parte de la multitarea, aunque visto de primeras se queda en un mero intento que no llega al nivel, por ejemplo, de lo conseguido por Samsung con su nueva Note 4. Aunque es más sencillo pasar de una tarea a otra -como editar un documento o buscar contenido en la web- se echa en falta más capacidad de trabajar al mismo tiempo.