ANÁLISIS

Así es el videojuego eFootball PES 2020: la gran apuesta futbolera por los eSports

La nueva entrega del título conserva sus principales atributos que le han caracterizado en las dos últimas temporadas con un esfuerzo por mejorar el comportamiento físico y el realismo, pero añadiendo nuevos modos online

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Para muchos es conocido como el «pro». En cambio, otros prefieren el nombre oficial, «pes». Pero este año viene con un cambio que trasciende lo simbólico, «eFootball PES 2020». El videojuego de fútbol se reinventa para darle mayor cabida a los deportes electrónicos o «eSports». Y la franquicia ha querido abrazar este creciente fenómeno pero conservando sus principales bazas de las últimas campañas, un estilo de juego propio de la simulación y el realismo.

La entrega de esta temporada tiene muchos atributos que van a conquistar al videojugador más exigente. A grandes rasgos, el juego mantiene su espíritu pero haciendo una reflexión hacia dónde quiere ir. Físicas más realistas en donde los deportistas persiguen el realismo. Y ahí entra, por supuesto, controles de balón y toques con comportamientos irregulares, como en un partido real. A las líneas defensivas se le ha aplicado más robustez y los porteros suelen ser muy portentosos, aunque da la sensación que marcar tiene menos dificultad. Pero, hilando muchos de los atributos conquistados en las últimas ediciones, se presta a goles más espectaculares.

En esa búsqueda por el espectáculo, la saga no se ha olvidado del «jogo bonito», desarrollando nuevas filigranas, regates en corto más decisivos y pases en profundidad que rompen las defensas, sobre todo cuando el futbolista que controlamos es un «crack» en lo suyo. Eso sigue siendo evidente; no es lo mismo chutar desde fuera del área con Cristiano Ronaldo que con un jugador de Segunda División, sin desmerecerlo. También se ha introducido la picaresca del fútbol, con una nueva técnica de falta intencionada o tiros más precisos en circunstancias extrañas. Se ha mejorado el rendimiento de la Inteligencia Artificial y, ahora, no resulta tan «artificial».

Esta campaña, además, viene con nuevas licencias, que era una de las principales carencias (para muchos aficionados). Ahora, entre los equipos oficiales se encuentra la Juventus de Cristiano Ronaldo, el PSG de Neymar, el FC.Barcelona de Messi o el Bayern de Múnich de Lewandowski. En total, unos 400 equipos y unos diez mil jugadores. Por supuesto, los más avanzados de la clase pueden importar, si saben dónde buscar, las plantillas actualizadas a posteriori.

El título, que mantiene el nivel gráfico de las últimas campañas, ha perfeccionado el modo de juego «Liga Master» con un nuevo sistema de mercado de traspasos y más personalización, que al final se resume en un logro: más profundidad. Cuenta también con entrenadores legendarios como Zico, Cruyff y Maradona, que pueden guiar al jugador hacia lograr sus objetivos, aunque a veces peca de superficialidad.

La joya sigue siendo, en cambio, «MyClub», el modo de creación de plantillas online que no ha variado demasiado respecto a anteriores entregas, tirando de un enfoque más conservador en este caso, aunque funciona perfectamente. A diferencia de otras propuestas,en esta ocasión se añade un nuevo modo de juego, «Matchday», en donde se ofrecen eventos semanales para que los jugadores elijan uno de los dos clubes seleccionados y contribuyan al resultado general a través de partidos individuales. Cada semana, los usuarios con mejores resultados con cada uno de los dos equipos serán elegidos para competir en la Gran Final, que será retransmitida en vivo. Es una ventana al conocimiento de los «eSports», que sin duda va a atraer a muchos usuarios. Mención aparte -y negativa- a la narración deportiva, que vuelve a imprimir clichés y frases manidas.