El Comité de Bioética avala la reforma del aborto pero pide apoyos a la maternidad
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato durante la reunión constitutiva del Comité de Bioética en 2013 - efe

El Comité de Bioética avala la reforma del aborto pero pide apoyos a la maternidad

La institución aprueba sus alegaciones con 9 votos a favor de los 12 vocales que lo forman. Las observaciones particulares reclaman la interrupción en caso de malformación

Actualizado:

Con nueve votos a favor y tres en contra, el Comité de Bioética ha logrado sacar adelante un informe en el que se respalda la reforma de la ley del aborto del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Pese al apoyo mayoritario y el reconocimiento expreso de que la reforma del Gobierno «se ajusta mejor a la configuración del derecho a la vida» que la actual legislación, dos de los vocales que apoyan el anteproyecto de ley expusieron sus votos particulares para reclamar fórmulas que permitan interrumpir su gestación en caso de grave malformación del feto.

En esos votos se pide que se atienda esa realidad social a través de una tercera indicación que permita abortar en las primeras doce semanas «por grave riesgo a la integridad psíquica o moral de la mujer embarazada». El elemento justificador del aborto no sería entonces la propia malformación o discapacidad del feto, «sino la afectación que a la integridad moral de los padres podría suponer el nacimiento de un hijo en tales condiciones». No habría, -dicen- un desvalor de la vida del feto sino una valoración preferente, en cada caso concreto, de la integridad moral de los padres. Tal valoración estaría sujeta a un requisito: el asesoramiento previo obligatorio.

Protección al no nacido

En cualquier caso, el informe del Comité respalda sin ambigüedad a una ley que protege al no nacido. Valora el cambio de modelo propuesto en el anteproyecto, frente al modelo vigente que permite el aborto durante las primeras catorce semanas de gestación «sin que concurra conflicto alguno, lo que supone una desprotección absoluta del ser humano por nacer», se indica.

Aunque el Comité de Bioética también reclama al Ejecutivo que la próxima ley del aborto incluya ayudas a la maternidad, especialmente en circunstancias gravosas para la madre. «El anteproyecto solo podrá dar los resultados que se esperan –reducción en el número de abortos– si se elabora y pone en marcha una política explícita de apoyo a la maternidad, que debería quedar reflejada en las políticas del Gobierno». El comité recuerda que ese apoyo debe darse en «salud, prestación de servicios, el funcionamiento del mercado de trabajo, la vivienda y la ayuda económica»

Más recursos públicos

En este sentido, recuerda que el Estado tendrá la obligación de adoptar las medidas necesarias «para que la vida en desarrollo y la vida postnatal del individuo se lleve a cabo como corresponde a la dignidad que le confiere su carácter de ser humano». Y recuerda que esto obligará al Estado a revisar la cartera de servicios para estos fines y a poner más recursos públicos en un momento en el que el objetivo político prioritario es lograr el equilibrio presupuestario. El Comité de Bioética recuerda que el ajuste económico no puede ser motivo suficiente «ya que están en juego muchas vidas».

También se reclama apoyo a las mujeres que han abortado. «La información y el respaldo a las mujeres que deciden interrumpir definitivamente su embarazo, no debe terminar en el momento en que éste se produzca. La realidad demuestra que estas mujeres pueden necesitar ayuda psicológica para superar las consecuencias de una decisión que en muchos casos no hubieran querido tomar», reza el texto aprobado.

Opinión de 29 instituciones

El Comité de Bioética es una de las 29 instituciones a las que el Ministerio de Justicia había solicitado su opinión. En esa lista están, entre otros organismos, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Fiscal, la Organización Médico Colegial, así como colectivos femenistas y abortistas.

Pero el informe del Comité de Bioética era uno de los más esperados. Aunque la decisión es solo consultiva, el apoyo supone un respaldo importante a la reforma del Gobierno porque representa el respaldo de expertos de prestigio en campos tan distintos como el académico, jurídico, médico, científico.. conectados por la bioética.