El director de las pruebas PISA afirma que hay «muchos» profesores en España
Andreas Schleicher, director de PISA, con la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, y el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, César Nombela - EFE
EDUCACIÓN

El director de las pruebas PISA afirma que hay «muchos» profesores en España

Andreas Schleicher opina que los maestros deben tener un papel «más activo» en los centros educativos

Actualizado:

El director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ( OCDE), Andreas Schleicher, opina que en España hay «muchos» profesores en relación al número de alumnos y considera que no se debe pagar a todos lo mismo, sino «atraer a los mejores» con incentivos.

Durante su participación en un Encuentro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo ( UIMP), ha opinado que se debe de «reconocer y recompensar» el talento y ha opinado que los profesores deben de asumir un papel «más activo» en los centros y «tiene que haber incentivos».

En este sentido, ha señalado que en España hay, a su juicio, un «gran nivel de aislamiento» y el grado de autonomía del docente «es muy reducido», por lo que es un ámbito que «tiene que mejorar».

Priorizar la calidad sobre el número

En su exposición, ha subrayado que en otros países con mejores resultados en PISA, como Corea, se aboga por tener menos profesores, mejor pagados y mejor preparados, priorizando su calidad sobre el número. «No puede haber mejor sistema educativo que sus docentes», ha afirmado Schleicher en el Encuentro de la UIMP «Educar en el siglo XXI: buenas prácticas en el sistema educativo español», durante el que ha definido a los profesores como «el corazón» del mismo.

Así, y a partir de los datos que obtienen los distintos países en el informe PISA, ha abogado por seguir también el ejemplo de Finlandia, Canadá o Singapur, donde los profesores se sienten «parte del sistema», se dedican a «desarrollarlo» y tienen un «papel» en el «diseño» de lo que enseñan y no sólo imparten «conocimientos prefabricados», algo que, a su juicio, contribuye a aprovechar su talento.

Además, ha opinado que, a diferencia de algunos de estos países, en España hay «mucho aislamiento entre centros», que desconocen cómo se enseña en otros de su entorno, lo mismo que ocurre con los profesores. Ha citado que países como Canadá han dedicado «esfuerzos» a que los profesores trabajen juntos, destinan una serie de horas a reciclarse y a conocer qué hacen otros docentes.

Además, ha citado otros ejemplos como China, un país en el que hay cuatro niveles en la carrera profesional y si quieren avanzar en ella tiene que demostrar «que pueden cambiar las cosas» y «dar la vuelta» a centros que rinden mal o que pueden desenvolverse en entornos educativos difíciles.

«De lo que se trata es que el sistema educativo evolucione», ha afirmado el director de PISA, quien, por otra parte, ha asegurado que el «éxito» de los mismos «no sólo» depende de los recursos económicos que se destinen sino también del «tipo de políticas» que se apliquen y en qué se elige gastar el dinero.

En este sentido, ha asegurado que España gasta «bastante» en Educación en relación con su Producto Interior Bruto (PIB), si bien ha apuntado que uno de sus factores de coste es lo que dirige a pagar a sus profesores. También ha señalado que, a la hora de gastar sus recursos, España lo encamina a reducir el número de alumnos por aula mientras que otros países con mejores resultados en PISA, como Corea, con 40 o 50 alumnos en cada aula, «priorizan la calidad de la enseñanza» sobre el número de estudiantes por clase.

En su conferencia, seguida, entre otros, por la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, Schleicher ha opinado que en España los centros tienen «muy poca capacidad de maniobra» y «no configuran su propio entorno de aprendizaje».

«Bastante bien» en equidad

En este sentido, ha señalado que, según PISA, «el rendimiento más alto» se consigue en aquellos sistemas donde se combina esta autonomía de los centros con una cultura de la transparencia en la rendición de resultados.

Sin embargo, el director de PISA también ha resaltado algunos puntos positivos del sistema educativo español, como el de la equidad, en las posibilidades que sus alumnos tengan la posibilidad de tener «éxito» vengan de donde vengan. Según ha señalado, éste es un ámbito en el que España y su sistema educativo va «bastante bien» y ha abogado por mantenerlo, pero mejorando su calidad y su «excelencia», haciendo que sus alumnos desarrollen su capacidad «al máximo».