ES NOTICIA EN ABC

Rafael Amargo: «Un maricón es un terrorista, un pederasta, un hijo de puta, un ladrón»

«Socialité» le dio la oportunidad al bailarín para aclarar su última polémica, pero el bailaor terminó creando otra

Rafael Amargo, en «Socialité»
Rafael Amargo, en «Socialité» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El bailaor sorprendió el pasado miércoles con una entrevista que no ha pasado desapercibida. Además de hablar de política, de la tauromaquia y de la televisión, trató durante dicha conversación su sexualidad. Sin embargo, nada de lo que dijo quedó nada claro. Por eso, «Socialité» le concedió un espacio para aclararlo, pero este terminó creando otra.

Las palabras de Rafael Amargo que crearon la polémica fueron duras y algo confusas: «Me considero un tío vicioso y que me gusta lo que me gusta en cada momento y soy bisexual, creyente. Pues sí, si he tenido historias con tíos, pues soy bisexual. Y si he vuelto a repetir es porque me gusta, ¿no? Creyente, pues sí, porque creo en Dios, en la Iglesia y en mis creencias de hacer las cosas bien en la vida. No soy maricón ni gay, porque no soy maricón ni gay». Sin embargo, la prensa predispuso que se trataba de un simple malentendido.

De hecho, el bailarín aclaró que el problema es que «mucha gente lee un titular y no se lee la entrevista entera. Si te lees la entrevista entera y me conoces un poco, está en el tono que yo suelo hablar. Creo que la entrevista es muy sincera». Pero la entrevista concedida a «Socialité», lejos de aclarar nada, ha traido más revuelo aún.

«Es que a mí no me gusta que nadie llame a otra persona maricón porque es una palabra despectiva y creo que un maricón es un terrorista, un pederasta, un hijo de puta, un ladrón, alguien que haga algo mal», asegura. Por suerte para el bailaor, el equipo de «Socialité» le ha restado importancia ya que el propio Amargo ha asegurado que él es «el primero que lo he apoyado (el colectivo gay). ¿Cómo a mí no me va a gustar el público gay si llenan teatros?».