ES NOTICIA EN ABC

Del Nilo gallego al coche fúnebre de Sara Montiel: los errores de Mariló Montero

Maja de España, reina del trending topic y antigua dama matutina de la televisión, la presentadora vuelve a Canal Sur después de tres años «cazando sueños por ahí»

Mariló Montero
Mariló Montero
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Confundió QDEP («Que descanse en paz») con las iniciales de una persona, el río Nilo con el Miño y se convirtió en «el bufón de España» por mérito propio. Cuando Cecilia Giménez restauró el Ecce Homo de Borja vio en el agravio una estrategia de marketing para promocionar el pueblo y sintió alivio cuando descubrió que los órganos de un asesino no iban a ser donados, porque «nunca se sabe si el alma está trasplantada en ese órgano».

Ella es Mariló Montero, Maja de España, reina del trending topic y antigua dama matutina de la televisión; una presentadora que cuando habla sube el pan y, por curioso que parezca, también la audiencia. De hecho, los espectadores siempre han respaldado a la presentadora, que lleva desde mediados de los ochenta al pie del cañón como uno de los rostros televisivos más... comentados.

Empezó en el medio catódico en 1985 desde Navarra, donde nació. Como los futbolistas de camiseta, ella cambió de cadenas varias veces durnate su amplia carrera, esa que incluso le valió una Antena de Oro en 2007 y un Micrófono de Oro hace siete años. Pero, sobre todo, Mariló Montero es recordada por unas pifias que, además de tener una entrada propia en Wikipedia, incrementan el número de espectadores. Cotizan al alza.

Sus patinazos en «La mañana de la 1», espacio que presentó durante siete años, no eclipsan, sin embargo, su trayectoria televisiva, que desarrolló en gran parte en Canal Sur, donde realizó labores de producción, redacción y dirección y también presentó diversas galas especiales y programas de entretenimiento.

Tres años después de tomarse un respiro y huir de las polémicas para «cazar sueños» que aún tenía por ahí, como reconoció en su despedida, Mariló Montero vuelve a la televisión, reincorporándose a Canal Sur, donde tenía una plaza fija en los servicios informativos. Aunque se desconoce cuál será su cometido, todo el mundo aguarda con ansia un nuevo patinazo de los suyos.

Porque fue ella la que compartió una lista con teléfonos de varios famosos a través de WhatsApp durante una baja por enfermedad y la que se quedó tan ancha cuando dijo, en directo, que los que más sufren homofobia eran «los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales». Pero esos no fueron sus únicos «lapsus». A continuación recopilamos unos cuantos:

–Después de que un temporal destrozara el Museo del Calamar Gigante de Luarca, Mariló Montero entrevistó al presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), Luis Laria, al que preguntó: «¿Estaban vivos los animalicos?». Entonces, Laria le explicó que los ejemplares del centro no podían estar vivos, ya que su hábitat se encuentra en unas profundidades marinas, a unos 2.500 metros.

Asimismo, el presidente explicó a Montero que muchos de esos ejemplares eran únicos, por lo que los daños van más allá de la pérdida económica, que rondó los dos millones de euros. Mariló respondió: «Eso vale más que la discoteca», comparando con poca fortuna el museo con el caso un local de ocio afectado también por el temporal.

–Antes de su embrollo con los calamares gigantes, Mariló ya había protagonizado un momento glorioso con animales en «La mañana de la 1». El día de San Antón, acudió al programa una joven que tenía un cerdo como mascota. Mariló, mirando al cochinillo, le dijo: «Yo tengo un problema. Yo soy navarra y estoy acostumbrada a ver a los cochinillos aplastados y muy churruscados». No contenta con imaginarse a la mascota en la parrilla, Mariló le pregunto a su dueña si no se habían planteado comérselo.

–Famosa es la tranquilidad cuando conoció la noticia de que no se donarían los órganos de un hombre condenado por asesinato. «He sentido tranquilidad (...), yo no querría esos órganos, no está científicamente comprobado pero nunca se sabe si el alma está trasplantada en ese órgano», dijo la presentadora en 2012.

–Mientras en la televisión se emitían imágenes en directo del coche que llevaba el cuerpo de Sara Montiel tras su muerte, preguntó: «¿Por qué está ahí quieto el coche fúnebre? ¿Qué tiene dentro?». La reportera, atónita, le respondió lo obvio: «Dentro están los restos mortales de la actriz y está quieto para que todos puedan despedirla con tiempo».

–Después de que saliera a la luz que habían movido el cadáver de la pequeña Asunta, Mariló Montero reflexionó sobre el tema: «Si acababa de ser asesinada todavía está blandita».

–Su reflexión sobre la restauración que hizo Cecilia Giménez del Ecce Homo: «¿No será esto, ahora que recuerdo lo del Ecce Homo y llegada la campaña de Navidad, una estrategia para hacer promoción del pueblo y que todo el mundo vaya para allá?»

–«Tengo a mi compañera en medio de un río, el Nilo, que se ha desbordado. Julia, ¿estás por ahí, en el Nilo?». Su compañera estaba en el río Miño, en Galicia, no en Egipto.