Es Noticia

La gran mentira de «Tu casa a juicio»

Un usuario denuncia que las parejas nunca venden sus domicilios, tal y como muestra el espacio que emite Divinity

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Quien sea asiduo consumidor de Divinity, el canal temático de Mediaset en el que se emiten en su mayoría contenidos sobre estilo de vida, conocerá a buen seguro la siguiente frase: «¿Vas a amar tu casa o vas a venderla?». Corresponde al programa «Tu casa a juicio» en el que la diseñadora Hilary Farr y el agente inmobiliario David Visetin ayudan a diversas familias a encontrar un hogar mejor. En cada una de las entregas, una pareja tiene que decidir si sigue viviendo en su casa actual tras la reforma llevada a cabo por Hillary o si, por el contrario, se mudará a un nuevo domicilio que David Visetin ha encontrado en el mercado inmobiliario.

El trabajo más complejo es, sin duda alguna, el de Hillary Farr, quien se esforzará en satisfacer las necesidades familiares en cuanto a estructura de la vivienda y decoración a partir de un presupuesto de lo más limitado. En casi todos los programas, además, los trabajadores de «Tu casa a juicio» suelen toparse con varias vicisitudes que, en la mayoría de los casos, incrementan el gasto inicial que la pareja ha previsto para la reforma, con lo que las dudas sobre si quedarse con una casa ruinosa o venderla no paran de incrementarse. ¿Qué opción suele ganar? Hillary Farr, la sufridora diseñadora de interiores, es quien acumula el mayor número de victorias en el programa debido, en gran parte de los casos, a la nostalgia que las familias sienten por una casa que la profesional siempre logra arreglar.

El juego entre Hillary Farr y David Visetin podría, no obstante, no ser tan limpio como a priori parece. Un hilo de Reddit ya desveló hace tiempo que en el programa americano se graban siempre dos finales con cada familia, uno en el que la pareja vende su casa y otro en el que la arregla. La opción emitida, afirma un usuario de la red social, corresponde a los productores: «Mis tíos grabaron los dos finales y la cadena escogió el que emitía. En concreto ellos siguen en la misma casa, pero el programa mostró que la vendían».

El comentario, que cuenta con varias respuestas, es refrendado por otros testigos, que no dudan en asegurar que en el show emitido en España por Divinity nadie vende su domicilio. «Como has comentado, nadie quiere vender su casa, tan solo buscan una reforma gratis, aunque el programa tan solo paga el 50% del trabajo». Además, asegura el usuario, «los productores no respetan los deseos de los propietarios y hacen lo que quieren en cada una de las casas». Este testigo, además, alerta de que el programa acostumbra a dejar hogares con la reforma a medias cuya finalización corresponde a las familias. «Es una experiencia horrible, pero el contrato está tan a favor de la productora que los propietarios no tienen dónde aferrarse», sentencia.