Es Noticia

Las claves que han convertido «OT 2017» en un fenómeno

Tinet Rubira, productor del concurso que fue lo más visto de la noche del martes, habla de las redes sociales y la «verdad» que transmite como motores fundamentales

Amaia de Españ en «Operación Triunfo»
Amaia de Españ en «Operación Triunfo»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Resucitar o «descongelar» quince años después un formato como «Operación Triunfo», que generó un fenómeno fan imparable, y hacerlo en una cadena como TVE, en la que no se detiene demasiado la gente joven, no era tarea sencilla. Sin embargo, vídeo a vídeo, tema a tema, el formato producido por Gestmusic se ha convertido en un éxito: la actividad de los concursantes es cada día lo más comentado en redes sociales, las firmas de discos (en pleno reinado de Spotify y iTunes) fueron multitudinarias y la noche del martes se convirtió también en líder de audiencia con 2,57 millones de espectadores y un 18,3% de cuota de pantalla, cifra que roza el 30% si nos fijamos solo en los jóvenes entre 13 y 24 años. Recibieron hasta seis millones de votos para salvar a Roi o Cepeda.

Redes sociales

«Desde el principio teníamos claro que para actualizarlo teníamos que introducir elementos nuevos en el casting y los repertorios y otros que no existían», explica Tinet Rubira, productor ejecutivo de «OT 2017», que insiste en que no hay una fórmula secreta.

Uno de los más importantes es el mundo digital y las redes sociales, gestionadas por seis personas que forman la redacción web. «No se entiende que juntemos a chicos jóvenes y no tengan un móvil en la mano para grabar, aunque nosotros luego controlemos lo que reciben. También teníamos muy claro el peso que tenía que tener la aplicación. El tiempo de las llamadas o sms ha pasado», añade.

Directo

«Y luego el público joven está en Youtube, así que creamos allí el canal en directo», cuenta Rubira. Esta emisión, también disponible en Sky, la gestiona el mismo equipo de continuidad, realización y redacción que hace el programa, en el que trabajan en total250 personas. En momentos como el regreso de los chicos por Navidad, rondaron las 50.000 visitas. «Además de España, nos siguen muchísimo desde Inglaterra y México», desvela Rubira.

Naturalidad

Otro factor clave es que el nuevo «OT», según su creador, «transmite verdad». «Los profesores y los concursantes son gente normal, con sus virtudes y defectos. Se habla de todo con naturalidad y respeto», puntualiza Rubira. De hecho, muchos aplaudieron que «OT» no eludiese cuestiones como el acoso escolar, la diversidad lingüística y el beso de una concursante con su novio transexual.

Superación y reality

Tampoco han huido de la parte más «reality» del concurso, como la historia de amor de Amaia (de España) y Alfred. «Ofrecemos lo que pasa y luego cada uno da su interpretación. Los fans siguen el directo, así que en las galas no incidimos en lo que no sea trabajo. Queremos que el público se enamore de los concursantes y según qué vídeos pueden conseguir que se retraigan, así que no cargamos las tintas. Esto no es un reality de choque de carácteres», subraya.

Inocencia

¿Cómo se mantiene la inocencia en unos jóvenes que ha visto tanta televisión? «Su inocencia es distinta a la del primer “OT”. Entonces no sabían dónde se metían. Aquí están tan acostumbrados a la exhibición de las redes que la tele no les impresiona», concluye Rubira, que se muestra dispuesto a hacer una segunda temporada.