ES NOTICIA EN ABC

Antonio Jiménez: «“El cascabel” es una tertulia amable, huimos de la polémica estéril»

El periodista estrena hoy el nuevo curso del espacio de debate nocturno de Trece, que adelanta su inicio a las 22.00 horas

Antonio Jiménez
Antonio Jiménez - TRECE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con responsabilidad, ilusión y el reto de acertar en lo que interesa al público para mantener a sus espectadores más fieles (más de 410.000 de media en el último curso, según datos de Barlovento) y ganar nuevos. Así afronta el experimentado periodista Antonio Jiménez (Jaén, 1956) el inicio de la nueva temporada de «El cascabel», la tertulia nocturna de Trece, que adelanta su inicio a las 22.00 horas de lunes a jueves.

«Volvemos a nuestro horario antiguo. Cuando la fórmula funciona lo mejor es no cambiar», reconoce el presentador. «Esto nos va a permitir recuperar, en esa primera parte del programa, la crónica del día. Queremos que sea un resumen muy informativo y muy ágil», añade Jiménez. José Luis Pérez será el encargado de hacer este repaso a la actualidad antes de comenzar la mesa de análisis moderada por Antonio Jiménez. Susana Ollero, por su parte, continuará velando por poner en contexto los hechos para facilitar su comprensión.

La tertulia, seña de identidad del programa, mantendrá su tono «amable y nada estridente en la forma y contundente en el fondo», defiende rotundamente su director. «Huimos de la polémica estéril, nos gusta que la gente pueda disfrutar de unas opiniones sosegadas y que nadie se sienta insultado o agredido por un tono hiriente», añade. Jiménez seguirá contando cada noche con las firmas que comparte Trece con Cope y colaboradores con distintos puntos de vista. «Siempre buscamos el equilibrio, que estén representadas todas las sensibilidades. Queremos un tono más centrado y menos árido», subraya Jiménez. Bieito Rubido, director de ABC; Pilar Gómez; Carmen Torres y Fernando Jáuregui formarán la primera mesa de debate del curso.

Aunque en «El cascabel» no solo se habla de política, Antonio Jiménez reconoce que la incertidumbre en la que vive el país «alimenta la necesidad de informarse y hace que programas diarios como este tengan su sentido». Su objetivo es que pasen por el espacio representantes políticos de todo el arco parlamentario, aunque admite que algunos son «más reacios» que otros. «Queremos que opinen incluso aquellos que puedan sentirse menos concernidos con lo que el programa defiende», sostiene Jiménez, que no oculta que aún se le resisten Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, y Pablo Iglesias, máximo responsable de Podemos. «Les invitamos y estaríamos encantados de que pasaran por el programa. Queremos escucharlos. Los medios estamos para hablar con todos los dirigentes y poder confrontar ideas desde la opinión y la crítica. No entiendo ese miedo que hay», apunta Jiménez.

Y eso que la actual generación política, tal y como recuerda el ganador de una Antena y un Micrófono de Oro, entre otros reconocimientos, prácticamente se ha criado en los platós de televisión: «Pablo Casado empezó conmigo en “El gato al agua”, y también he compartido tertulias con Albert Rivera y Pedro Sánchez. Son líderes muy mediáticos que han sabido conectar con sus militantes gracias a la popularidad que le han dado las tertulias. Para ellos han sido una universidad extraordinaria».

Más allá de la política

Pero «El cascabel» no solo se alimenta de política. «También se trata de ocuparnos de otros temas que por ese frenesí diario nos llevan siempre al bucle en el que estamos instalados. Queremos hablar de otros asuntos de interés, contar la vida, asuntos que pasan de forma fugaz pero aquí sí pueden estar bajo la lupa del análisis y la opinión de los expertos, porque son trascendentales para el país. Por ejemplo el Brexit, la guerra comercial de China y Estados Unidos, la necesidad de consensuar un pacto de estado para la educación...», plantea Jiménez, que aprovecha que su fin de semana empieza el viernes para participar en la tertulia matinal de Carlos Herrera en Cope. «Las noticias suelen ser las mismas de la noche, pero con un enfoque distinto. Ese día duermo poco, pero compensa», bromea.