Es Noticia

«¡Pero cómo se van a cargar a la presidenta!»: Así fue el asesinato de la política Isabel Carrasco

La serie «Muerte en León: Caso cerrado», que estrena HBO España este jueves, aporta nuevos datos y testimonios inéditos sobre el asesinato de la política para alcanzar un final que conecta con el retrato del submundo de intereses, odios y manejo de poder en las provincias

Monserrat y Triana, autoras del crimen de Isabel Carrasco en una escena del documental «Muerte en León: Caso cerrado»
Monserrat y Triana, autoras del crimen de Isabel Carrasco en una escena del documental «Muerte en León: Caso cerrado» - HBO España
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«La veía todos los días por aquí y ahora está muerta. No puede ser verdad. Me tiembla todo». «¿Pero cómo se van a cargar a la presidenta?». «Escuché los disparos, tres o cuatro, porque vivo aquí al lado, pero creía que eran petardos». Como recogió José María Ayala, los vecinos, conmocionados, no daban crédito a la noticia del asesinato de Isabel Carrasco.

«Había acudido a su casa para cambiarse de ropa, a la ocho de la tarde tenía una de esas citas que le gustaban y que procuraba no perderse. Mujer de partido, respondía siempre a la llamada nacional y las campañas eran uno de esos ambientes en los que la veterana política se movía con soltura. Pero ya nunca llegará a esa cita en Valladolid con Mariano Rajoy y Juan Vicente Herrera. Su vida se apagó encima de una pasarela sobre el Bernesga. En torno a las cinco y media de la tarde la esperaban en la sede del PP –ubicada en el número 25 del Paseo de Salamanca– y cruzaba la pasarela de San Marcos –que une su vivienda con la sede del partido– para subirse al coche oficial y viajar a Valladolid. Pero nunca llegó. Estaba aproximadamente a mitad del camino cuando Isabel Carrasco, presidenta del Partido Popular de León y de la Diputación de León, que estaba sola en ese momento, recibió el impacto de varios disparos, uno en la espalda y otro en la cabeza. Su muerte fue casi instantánea. La casualidad se alió con los planes de su presunta asesina. Y es que pocas veces Carrasco caminaba en solitario, pero esta vez lo hizo para ir a su domicilio para prepararse para el acto central de una campaña que ha sufrido de lleno el impacto del crimen», escribió Rosa Álvarez en 2014.

Cinco años después, HBO España estrena «Muerte en León: Caso cerrado», una serie que aporta nuevos datos y testimonios inéditos sobre el asesinato de la política para alcanzar un final que conecta con el retrato del submundo de intereses, odios y manejo de poder en las provincias.

Cronología del asesinato, por I. Tomé

La expresidenta del Partido Popular de León y de la Diputación, Isabel Carrasco, fue asesinada el 12 de mayo de 2014. Desde ese momento, y por la relevancia de la víctima, el suceso se convertía en uno de los casos más mediáticos de los últimos años. Pero no era la única razón. La detención de una madre y una hija, Montserrat González y Triana Martínez (que trabajó en la Diputación a las ordenes de Carrasco entre enero de 2007 y mayo de 2011), como autoras del asesinato fue otro de los factores diferentes del caso, personas con perfiles «poco corrientes» y que habían trazado un intrincado plan para poner fin a la vida de Carrasco, idea ejecutada con la ayuda además de una agente de la Policía Local y amiga de Triana Martínez, Raquel Gago.

Todo comenzó el 12 de mayo de 2014. Isabel Carrasco se disponía a viajar a Valladolid para tener una cita con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. En su camino para coger el vehículo que la llevaría a la capital de la Comunidad, en torno a las 17.30 horas, cruzó la pasarela San Marcos, donde recibiría el impacto de tres disparos, uno en la espalda y otros dos en la cabeza, proferidos por Montserrat González. La asesina se cubrió un poco la cara y, con absoluta tranquilidad, se alejó de la escena del crimen para «pasarle» el arma a su hija Triana y que la joven, minutos después, la depositara en el coche de Raquel Gago, en posición de espera muy cerca del lugar del asesinato.

Fue un policía jubilado que se encontraba en la zona el que las siguió y las identificó. Madre e hija eran detenidas justo cuando intentaban escapar en un Mercedes gris estacionado en el Paseo de la Condesa Sagasta de la capital leonesa.

Mientras tanto, Raquel Gago intentaba sin éxito localizar a Triana Martínez. La policía decidía entonces irse a un taller de manualidades en el que obtenía clases en la localidad de Trobajo, donde recibe la llamada de un compañero y le dice que Isabel Carrasco ha sido asesinada y Montserrat y Triana han sido detenidas. Transcurre el día y no dice a nadie que había estado minutos antes del crimen con la madre y la hija en la casa de esta última y que posteriormente se había encontrado de nuevo con Triana. No fue hasta 30 horas después cuando Raquel llama a la comisaría y asegura haber encontrado un bolso con el arma homicida en su coche mientras cargaba una bicicleta en el mismo. La agente es detenida y finalmente encarcelada el 16 de mayo, mientras que Montserrat y Trianan ya llevaban tres días entre rejas.