Es Noticia

La presunta «violación» de Marlon Brando en El último tango en París

Hollywood repudia la escena improvisada en la que Bertolucci y el actor humillaron a Maria Schneider

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No son pocos los rumores que circulan sobre si una escena de sexo es real o no en una película. Pero, a veces, para dotar de mayor realismo a una escena, se improvisan gestos... o macabros sucesos.

Así ocurrió en la película «El último tango en París». Antes de comenzar un día de rodaje, Marlon Brando estaba untando mantequilla en una tostada para el desayuno cuando se le ocurrió una espantosa idea. Se la comentó al director Bernardo Bertolucci y el resto... es historia. Historia del séptimo arte que, por desgracia, aún remueve la estrañas de muchos cuando observan este clásico.

Director y protagonista decidieron engañar a la actriz Maria Schneider, que por entonces contaba con 19 años, y emplear la mantequilla como lubricante en la escena de agresión sexual del filme. «No quería que fingiese la humillación, quería que la sintiese», admitió el director.

Aunque ya han pasado más de cuatro décadas desde el estreno de la película y tres de que Bertolucci admitiera el embuste, un vídeo con las declaraciones del realizador se ha vuelto viral en la actualidad, despertando el espanto e indignación de buena parte de la industria hollywoodiense.

La actriz confesó a «Daily Mail» en 2007 lo humillada que se sintió: «Debí llamar a mi agente o tener a un abogado en el set de rodaje porque no puedes forzar a alguien a hacer algo que no está en el guión, pero yo no lo sabía. Marlon me dijo: "Maria no te preocupes, solo es una película", pero durante la escena, incluso cuando sabía que no era real, estaba llorando de verdad. Me sentí muy mal porque me habían tratado como a una sex symbol y yo quería que se me reconociera como actriz (...). Me sentí humillada y para ser honesta, me sentí un poco violada por ambos, tanto Marlon como Bertolucci».

Los gritos, la cara horrorizada de la joven... no formaba parte del guión, Schenider estaba sintiéndolo en cada momento.

«Creo que me odió a mí y a Marlon Brando», reconoce el director de 76 años. «Son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones», justifica Bertolucci, que aunque reconoce el agravio, no se arrepiente de haberlo hecho.

Chris Evans: «Uau. Nunca veré esa película, a Bertolucci o a Brando como antes. Sobrepasa lo asqueroso. Siento rabia».

Evan Rachel Wood, que hace unos días reconoció haber sido violada: «Es descorazonador y ultrajante. Los dos (Brando y Bertolucci) eran unos enfermos por pensar que estaba bien».

Jessica Chastain: «A toda la gente que adora esa película: estáis viendo a una chica de 19 siendo violada por un hombre de 48. El director planeó el ataque. Me pone enferma».