ES NOTICIA EN ABC

Cuando el amor se convierte en posesión

Clara Lago y Quim Gutiérrez protagonizan la coproducción hispano-colombiana «La cara oculta»

Clara Lago y Quim Gutiérrez - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este fin de semana llega a la gran pantalla «La cara oculta», del director colombiano Andi Baiz. La cinta, una coproducción entre España y Colombia, está protagonizada por dos de los actores con más tirón en la taquilla nacional, Clara Lago y Quim Gutiérrez, quienes recientemente coincidieron en «Primos». Al reparto se une la colombiana Martina García, que en España ya pudimos ver en «Satanás», también de Andi Baiz, y junto a Javier Bardém en «Biutiful». Entre los tres forman un triángulo amoroso en el que los celos y las inseguridades toman las riendas de la situación.

«Es una película sobre las inseguridades del amor», dice su director. Pero este thriller psicológico es también una película de personajes. «Algo que me interesaba mucho de esta película es que los personajes femeninos son los claves de la historia, los activos», añade Baiz. Aunque en un primer momento se pensó en protagonistas de mayor edad, por eso de que el personaje de Quim Gutiérrez es director de orquesta, la aparición de Fox en escena hizo que se empezase a buscar un casting más joven. «Yo la verdad es que leyendo el guión me parecía raro que buscaran a aactores mayores, porque lo que hace Belén, mi personaje, me parecía difícil de creer que lo hiciera una mujer hecha y derecha. En realidad es una cosa más de inseguridad de veinteañera», asegura Clara Lago. Su participación en la película llegó de una manera tradicional —envío de guión seguido de casting—, pero la de Quim fue algo más curiosa. «Estuve en el proyecto y dejé de estar. Un mes antes de empezar el rodaje coincidí de copas con Andi en Madrid y me dijo que aún no tenía protagonista, asi que le manifesté muy educadamente que me gustaba mucho la historia y me cabreaba no estar en ella. Unos días después me llamó», cuenta entre risas.

Baiz asegura que no conocía mucho el mercado español de actores, pero que está muy contento con el resultado final. «Me sorprende la madurez de Clara, que tiene 21 años, y es de un profesionalismo increíble. Y Quim... me quito el sombrero. Tenía un reto muy grande, porque su personaje era más pasivo».

Un proyecto diferente

En cuanto a lo que más les gustó del proyecto, Clara dice que no se lo planteó de forma racional, «fue como instintivo, algo muy visceral». Cree que el espectador quedará encantado con los giros que da la historia. «Ya en papel resultaban chocantes». Además, considera que «hay algo de comprensible en cuanto a la locura del amor». «No me parece una cosa que digas: “¡esto no se lo cree nadie” Hay una línea ahí fina que todos hemos visto cerca», asegura. Por su parte, Quim compara el concepto de la historia con la película de Rodrigo Cortés, «Enterrado». «Ambas tienen un concepto de suspense muy bueno entre manos», dice. «Me retó hacer un personaje que tapa mucho, que no está capacitado para exteriorizar sus emociones y con una carga importante de hostilidad. Tocar el piano y dirigir la orquesta enriquecían el trabajo».

Sobre la dirección musical, confiesa que se sintió nervioso al principio, «porque la gente espera de ti que seas director y los músicos piensan: “¿pero este tío qué hace?” Pero debo decir que estuvieron en su sitio... aunque son peculiares», comenta riendo.

Con el trabajo «sucio» hecho, ahora sólo queda esperar a los resultados de la taquilla. Desde luego, tanto el género como los actores son una apuesta casi segura en nuestro país, por lo que a partir del viernes podrá verse en 275 salas de cine. Eso sí, aviso para navegantes, mejor no ver el trailer, porque desvela parte del misterio. ¿Por qué? Ni el director lo sabe. «Eso lo decide marketing. Hacen el trailer más atractivo que puede traer a la gente a las salas. Obviamente, yo, como director, creo que es más sorprendente para el público si no sabe nada y los giros de guión lo van enganchando». Ya saben.