ES NOTICIA EN ABC

Los cinco peores coches de James Bond

A pesar de que el agente secreto más famoso de la televisión siempre ha sido asociado a lujosos vehículos, varias veces ha «disfrutado» de algún que otro coche menos glamuroso

Los cinco peores coches de James Bond
Bond montado en un Citroen 2CV - YOTUBE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

James Bond, el agente secreto más famoso del cine, siempre ha sido conocido por tres cosas: su debilidad por las mujeres, su bebida favorita –Martini con vodka, mezclado, no agitado- y sus espectaculares coches. Desde Aston Martin hasta Mercedes pasando por Alfa Romeo, la figura de 007 siempre se ha asociado a un espectacular y lujoso coche. Sin embargo, el británico ha podido «disfrutar» también de algún que otro vehículo menos vistoso

En un Citroen 2CV

En 1981, en «For your eyes only» («Sólo para tus ojos»), un James Bond interpretado por el popular Roger Moore hizo uso de nada menos que un Citroen 2CV, un vehículo cuya fabricación había comenzado más de 30 años antes. En este film, 007 tiene que encontrar el dispositivo A.T.A.C (usado para manejar los submarinos nucleares ingleses) y evitar que caiga en manos enemigas.

En un momento de la película, Bond debe huir de varios enemigos que le superan en armamento y en número, y para ello usa un 2CV. De hecho, durante la película, el británico no duda en quejarse de la poca potencia del coche. Finalmente, esta persecución casi acaba en tragedia cuando James y su acompañante (que conduce) rompen uno de las mayores leyendas del automovilismo al conseguir hacer volcar este modelo de Citroen.

Un extraño sonido

Sin embargo, esta no había sido la primera vez que un coche había sido el protagonista en la saga de James Bond, y no precisamente por su lujo y estilo. Siete años antes de esta película (en 1974), en «The Man with the Golden Gun» («El hombre con la pistola de oro») se da una curiosa escena cuando Roger Moore pretende saltar a través de un puente derruido con AMC Hornet.

Tras prepararse durante breves segundos, Bond acelera al máximo y consigue hacer un salto de tirabuzón con su coche atravesando río. Sin duda es una escena espectacular para la época que podría haber sido perfecta, sin embargo, a alguien se le ocurrió añadir durante la hazaña un horrible sonido de silbato que recuerda más bien en una comedia que una película de acción. Todo un desastre del que nadie se ha hecho responsable todavía.

De avión a tráiler

Pero, en contra de lo que pueda parecer, esta no fue la única curiosidad de «The Man with the Golden Gun». Y es que, en esa misma película, se puede ver como el coche de 007 se convierte en un avión. Sin embargo, parece que no acertaron demasiado con la forma de hacerlo parecer un aeroplano.

1983 fue otro año en que en la película de 007 se utilizó otro vehículo sin tanto glamour como los habituales. En este caso, y durante el film «Never say Never» («Nunca digas nuca»), se deja ver un Citroen CX, el cual se empezó a producir en 1974. Finalmente, destaca que el británico no siempre ha estado a los mandos de un coche, ya que en «Licence to kill» («Con licencia para matar»), Timothy Dalton condujo nada menos que un camión cisterna de la marca Kenworth.