ES NOTICIA EN ABC

«Palabras encadenadas», sadomasoquismo entre Grandinetti y Goya Toledo

La sección oficial también acogió ayer el debú en la dirección del periodista y escritor Ramón de España con su película «Haz conmigo lo que quieras»

Goya Toledo SUR
JOSÉ EDUARDO ARENAS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

MÁLAGA. En esta edición del Festival de Málaga, y en sólo tres jornadas, venimos observando que los repartos de las películas son excelentes, con actores conocidos o no, y que la variedad en los géneros domina la actualidad de nuestra industria. Comedia, drama y «thriller» pueden dar una idea de por dónde irán las carteleras de la próxima temporada. Ayer fue un «thriller» psicológico aportado por una Laura Mañá en estado de gracia presentado a concurso.

«Palabras encadenadas» es de procedencia teatral y tiene una envidiable factura. El morbo, el engaño y el dolor psicológico está seriamente marcado en la historia por la pareja formada por Darío Grandinetti y Goya Toledo. Rocambolesco suspense que trae al recuerdo títulos de emblemática trascendencia, tal es el caso de «La huella» o «La soga». Una película intensa, que Laura Mañá ha sabido estructurar con el trazo seguro del veterano, que no es su caso, ya que para la actriz y directora significa su segundo largometraje tras «Sexo, por compasión», una fábula surrealista sobre el bien y el mal proyectada en su momento en el certamen. «Palabras encadenadas», título recogido del juego en el que se van formando las palabras partiendo de la última sílaba de la anterior dicha por un contrincante, nos muestra a una psiquiatra amordazada y encerrada en un cuarto oscuro contemplando un vídeo en el que un hombre confiesa ser ¿asesino en serie? Los momentos de tensión no han hecho más que empezar: sadomasoquismo, juegos diabólicos, engaños e investigación policial son los resortes por los que se mueve la trama de un filme que parte de la obra del mismo título escrita por Jordi Galcerán y representada en las tablas con gran éxito por Ángels Gonyalons y Carlos Sobera, entre otros. Además de Grandinetti y Goya Toledo, el reparto cuenta también con Fernando Guillén y Eric Bonicatto. Ambos proporcionan el marco perfecto para que el retrato de la pareja protagonista obtenga el lucimiento deseado.

El paso de una obra de teatro al cine, aunque es algo habitual, no suele obtener resultados apetecibles para el espectador por el efecto de teatro filmado. Si para paliar el efecto, el director opta por añadir con calzador algún que otro exterior, la narración se ve forzada y el resultado es de cartón piedra. Nada de eso sucede aquí: salidas y entradas (en interiores) no dejan de ser un bien encajado sustitutivo del movimiento de cámara tan anhelado por la mayoría y resuelto por Mañá en base a unos bellos decorados, asépticos y minimalistas. Consciente de la oportunidad que tenía en sus manos (se trata de un trabajo de encargo), Mañá se ha volcado en la interpretación de sus actores.

Si la interpretación de Grandinetti es inmensa, no menos gratificante se nos antoja Goya Toledo, quien pese a su corta carrera cinematográfica ya se ha convertido en la sufridora oficial del cine español. Maltratada en la pantalla hasta extremo preocupantes, sólo alcanzables por Jamie Lee Curtis, la actriz rueda estos días en Cuba un musical «y luego cambiaré al género de comedia, que es ahora lo que más me interesa», explicó.

Debú de Ramón España La otra película, «Haz conmigo lo que quieras», también en la sección oficial, ofrece la oportunidad de debutar en la dirección al periodista y escritor Ramón de España. Se trata de una tragicomedia, considerada por la mayoría de los actores el género más difícil de interpretar. El director parte de una historia real, en la que un hombre de cierta edad y viudo (maravilloso Emilio Gutiérrez Caba) queda fascinado por una chica de oscuro pasado (estupenda Ingrid Rubio). Un grupo de gente variopinta, extrema e imprevisible se pasea por la cinta, es lo más celebrado por el público más joven. Sobresale por su naturalidad en la interpretación, aparte de los ya citados, el novio ex legionario de la joven, un Alberto San Juan óptimo para acceder al puesto que le corresponde en el cine y la reaparición en la pantalla grande de Agata Lys.