Terraza de una casa en Mal Pas, cerca de Alcudia, sobre la playa de Sant Pere
Terraza de una casa en Mal Pas, cerca de Alcudia, sobre la playa de Sant Pere - -HOMEAWAY

Buenos consejos para que no te timen si alquilas una vivienda vacacional

La OCU recomienda seguir una serie de pasos para evitar el fraude en un sector que genera 62.000 millones de euros al año

Actualizado:

Las plataformas dedicadas a la promoción e intermediación de rentas vacacionales ocupan un puesto cada vez más relevante en el sector turístico. Alquilar un apartamento o casa de vacaciones puede tener muchas ventajas: un precio más económico, la posibilidad de compartir la vivienda con amigos o familiares, una mayor flexibilidad... Sin embargo, en los últimos años se ha detectado una serie de casos de fraude relacionados con este tipo de alojamiento vacacional.

Entre las estafas más comunes se encuentran la del pago por adelantado o la suplantación de identidad, también conocido como «phising», con el objetivo de obtener información confidencial del cliente como contraseñas o direcciones de correo electrónico. A raíz de las crecientes reclamaciones y la aparición de nuevos métodos de engaño, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) aconseja seguir una serie de medidas antes de contratar una vivienda vacacional en una plataforma «online».

Comparar

Compara los precios y condiciones en varias plataformas. Como primer paso, haz una búsqueda amplia entre las diferentes páginas web de alquileres vacacionales y echa un vistazo a las condiciones y precios. Es importante tener en cuenta que los precios más bajos suele caracterizarse por una menor flexibilidad y condiciones más reducidas. En el caso de alquilar una vivienda de precio reducido, es conveniente contratar un seguro de anulación. Sospecha de anuncios sin imágenes de la vivienda y precios muy baratos.

Precio desglosado

Fíjate en el precio desglosado. Para saber cuánto vamos a pagar exactamente, es fundamental fijarse en una serie de costes incluidos en el precio final como los servicios de limpieza, posibles tarifas, comisión de la plataforma en caso de que la hubiere... Es recomendable que estos costes estén presentados de manera detallada en el precio del alojamiento.

Fotos

Cuidado con las fotos engañosas. Un cambio de enfoque, utilizar «photoshop» o hacer que la habitación parezca más grande o luminosa. Algunas fotografías pueden crear una perspectiva muy diferente sobre el alojamiento que estamos consultando. Visitar antes el apartamento que quieres alquilar es una opción muy recomendable. Si no existe esta posibilidad, puedes pedir a la agencia o al propietario un «dossier de imágenes». También localiza la vivienda por motores de búsqueda como «GoogleMaps» y aseguráte del estado de conservación de la vivienda.

[Las fotos que usan los hoteles para engañar a sus clientes]

Opiniones

Guíate por otros usuarios. Las plataformas online suelen ofrecer un apartado de comentarios. Aunque algunos de éstos pueden ser falsos o creados por la competencia, es recomendable leer las opinionesde otros inquilinos.

Quién alquila

¿Estás alquilando al propietario o a un intermediario? Hacerse esta pregunta es imprescindible en el caso de una posible reclamación en un futuro. Según la normativa, el usuario estará protegido por la legislación de consumo si contrata un alojamiento de una agencia o empresa. En el caso de una vivienda particular, la relación entre arrendador y arrendatario estará basada en la normativa civil del alquiler. Esta normativa varía por Comunidades Autónomas.

Condiciones y contrato

Dialoga con el propietario o empresa sobre las condiciones. Una vez elegida la vivienda en la que quieres pasar tus vacaciones, negocia con el propietario o la inmobiliaria el precio y las condiciones. En el caso de llegar a un acuerdo, es imprescindible firmar un contrato. No te preocupes por las reservas online. Éstas gozan de la misma legalidad que un contrato tradicional.

Antes de hacer la reserva o firmar el contrato, haz una llamada de teléfono o manda un email al anunciante o agencia y comunícale tus dudas: fechas, necesidades especiales, ruidos, establecimientos cercanos, líneas de transporte en la zona…

Últimos detalles

Acuerda una hora con el arrendatario para la entrega de llaves y pide un número de teléfono de la persona de contacto, la cual te va a recibir y va a resolver los posibles problemas que surjan durante tu estancia. Además, no olvides realizar el pago por un medio seguro que permita comprobar que se ha realizado correctamente: transferencia bancaria, PayPal o tarjeta. En el caso de las transferencias bancarias, el titular de la cuenta debe ser el mismo que el de la vivienda que se alquila.

Comprobante

Guarda una copia de la reserva o señal. Intenta pagar la menor cantidad requerida y trata de pagar la cuantía restante al llegar a la vivienda. Si el pago se realiza directamente por medio de la agencia o el arrendatario, es fundamental que el importe de la señal quede fijado en el contrato. En el caso del pago a través de una plataforma web, utiliza el método de pago recomendado por el portal.

Algunos alquileres exigen el pago de una fianza para costear posibles daños que pudieran causar los inquilinos. En estos casos, es recomendable pedir un inventario en el que los muebles de la vivienda y su estado aparezcan detallados. También es fundamental pedir que se especifiquen la cantidad a pagar, las condiciones de la aplicación de la fianza y que se prevea su devolución.

Un sector en alza

El uso de la vivienda turística ha aumentado un 33% en los dos últimos años. Según la plataforma online de alquiler vacacional HomeAway, este tipo de alojamiento es empleado en más de 110 millones de viajes y generó en 2017 un impacto económico de 62.000 millones de euros en España, 124.000 millones en los últimos dos años. Estos datos figuran en el V Barómetro del Alquiler Vacacional en España realizado por la empresa HomeAway y la Universidad de Salamanca.

La inclusión de las aportaciones al sector de Reino Unido, Francia y Alemania se presenta como novedad en el informe de este año. Los turistas procedentes de estos tres países europeos representan un 81% de los visitantes que recibe España al año. «La inclusión de estos datos nos ha servido para constatar que el sector vacacional desempeña cada vez más un papel relevante y aporta una mayor contribución a la economía española», aseguró Juan Carlos Fernández, director general de HomeAway para el sur de Europa.

Usuarios de vivienda turística extranjeros y españoles incluidos en la encuesta presentan similitudes. El apartamento es el tipo de alojamiento más solicitado por ambos tipos de residentes (65,8% para los residentes en España y un 50% para los residentes en el extranjero). Como segunda opción, figuran la villa para residentes en el extranjero con un 33% y el chalet para los residentes en España con un 15%. Sin embargo, el número de noches en la estancia varía considerablemente. Los residentes en el extranjero pasan el doble de noches en una vivienda turística (casi 10) que los residentes en España (5,5).

En los dos últimos 2 años, la vivienda turística ha sido utilizada en 110 millones de viajes: 29 millones por parte de los residentes en España y 81 millones en el caso de los residentes en el extranjero.